Doctora Psique Calderón, derecha, trabaja con un paciente en un refugio para migrantes en Tijuana, México.
Doctora Psique Calderón, derecha, trabaja con un paciente en un refugio para migrantes en Tijuana, México.

Estados Unidos ampliará el alcance de un programa que devuelve a los inmigrantes no mexicanos que cruzan la frontera desde México para esperar sus audiencias en los tribunales locales, dijo el jueves el Departamento de Seguridad Nacional.

Washington ya ha enviado más de 56.000 migrantes a México bajo el programa, conocido como Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por su sigla en inglés). La mayoría han sido centroamericanos que solicitan asilo en EE.UU.

La política, que se implementó durante el año pasado en Texas y California, se aplicará en Tucson, Arizona. Anteriormente, los migrantes hallados en esa zona eran enviados a El Paso, Texas, para procesar su regreso a México.

El presidente Donald Trump ha hecho de la aplicación de la ley de inmigración un foco principal de su primer mandato y ha seguido presionando sobre el tema antes de las elecciones de 2020.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, dijo el jueves en un comunicado que el programa MPP ha sido "una herramienta extremadamente efectiva" para Estados Unidos.

Los críticos señalan que la iniciativa expone a los migrantes a la violencia en México y restringe su capacidad de buscar protección en Estados Unidos.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) dijo el miércoles que recibió 66.915 pedidos de asilo en 2019, cerca de un 126% más que el año previo.