El secretario interino de Seguridad Nacional, chad F. Wolf, se reúne este 12 de diciembre de 2019 con sus homólogos de El Salvador, Guatemala y Honduras.
El director interino del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf, dijo que el gobierno del presidente Donald Trump está determinado a poner fin al programa DACA dentro de los próximos seis meses.

El director interino del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Chad Wolf, afirmó que el presidente Donald Trump está determinado a poner fin dentro de los próximos seis meses al programa DACA, que protege a los migrantes que entraron al país ilegalmente cuando eran niños.

En una entrevista de la cadena NBC el domingo, Wolf dijo que su agencia seguirá manteniendo la protección a los llamados “Soñadores” tras el fallo de la Corte Suprema la semana pasada, pero el gobierno busca alternativas para “poner fin a un programa ilegal”.

Los magistrados de la Corte Suprema rechazaron los argumentos de la administración para eliminar el DACA, a los que calificaron de arbitrarios y caprichosos bajo la Ley de Procedimientos Administrativos.

La decisión ratificó otros fallos de tribunales de menor instancia que hallaron que una iniciativa de Trump de 2017 para rescindir el programa era ilegal, pero no estaba imposibilitado de tratar de finalizarlo en otra oportunidad.

"En ninguna parte de esa decisión dijeron que el programa era legal”, explicó Wolf a NBC. “Simplemente no les gustaron la lógica y los procedimientos que usamos".

Trump dijo que el fallo de la corte fue "horrible" y "político" y el sábado prometió que su administración volvería a presentar planes para finalizar el programa, aunque no dio detalles.

El DACA, que comenzó en 2012 bajo el gobierno del presidente Barack Obama, dio protección temporal de deportación a jóvenes que fueron traídos de niños ilegalmente por sus padres y crecieron en Estados Unidos, adoptando su idioma y sus costumbres.

Trump ha tratado de eliminar el DACA desde que llegó a la presidencia, alegando que fue ilegal e inconstitucional desde un principio, pero fue bloqueado por las cortes y apeló al tribunal supremo.

Por otra parte, el Congreso no ha logrado alcanzar un consenso sobre un amplio plan de inmigración y los casi 650.000 “soñadores” han quedado en un limbo legal en medio de los esfuerzos de Trump para eliminar el programa.