El gobierno de Trump dijo en marzo que recortaría la ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras.
El gobierno de Trump dijo en marzo que recortaría la ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras.

El gobierno del presidente Donald Trump eliminará paulatinamente los recortes anunciados previamente por cientos de millones de dólares en ayuda a El Salvador, Honduras y Guatemala.

Pero indicó que no brindará asistencia adicional hasta que estas naciones reduzcan el número de migrantes que cruzan la frontera hacia Estados Unidos.

El Departamento de Estado afirmó que permitirá que 400 de los más de 700 millones de dólares cuya entrega se había suspendido en marzo, se utilicen para proyectos que fueron aprobados en 2017 y 2018.

Los fondos se destinarán a programas de alimentación, educación y mitigación de la pobreza, así como a labores de combate a la delincuencia que muchos creen ayudarán a reducir el flujo de migrantes procedentes de estos tres países.

Pero la dependencia indicó que no habrá dinero adicional hasta que Estados Unidos quede satisfecho de que las tres naciones están tomando medidas concretas para reducir la migración.

Poco antes, este lunes, la administración Trump, había aunciado que planea desviar permanentemente cientos de millones de dólares en ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras, luego de que el presidente Trump arremetiera contra los tres países porque miles de sus ciudadanos han buscado asilo en la frontera de Estados Unidos con México.

Asesores del Congreso dijeron que la administración les dijo que reasignaría 370 millones de dólares en ayuda a Centroamérica que los legisladores habían aprobado para el año fiscal 2018, y suspenderían 180 millones de dólares adicionales que el Congreso había aprobado para el año fiscal 2017.

Todo el dinero para esos años todavía no se ha gastado. El plan probablemente enfrentará una dura oposición en el Congreso. Muchos legisladores, incluidos algunos de los republicanos y también demócratas de Trump, se han enfurecido contra las repetidas decisiones del presidente de no tener en cuenta los gastos que el Congreso aprueba, algunos de los cuales él mismo ha firmado como ley.

El gobierno de Trump dijo en marzo que recortaría la ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras, luego de que Trump expresara su descontento con las políticas de inmigración de los tres países.

Los legisladores que se opusieron al plan dijeron que era cruel cortar la ayuda a los países que luchan contra el hambre y la delincuencia, y la medida sería contraproducente porque es más probable que aumente el número de migrantes en lugar de disminuirlo.

No se proporcionarán fondos hasta que la administración esté satisfecha de que los países están reduciendo el número de migrantes que llegan a la frontera de los Estados Unidos, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

"Esto es consistente con la dirección del presidente y con el reconocimiento de que es fundamental que haya suficiente voluntad política en estos países para abordar el problema desde su origen", dijo.

Con información de Reuters y AP