Activistas protestan en Washington D.C. a favor de los inmigrantes "soñadores", jóvenes traídos a EE.UU. en la infancia y que estuvieron amparados de la deportación por el programa DACA de la era Obama, que el presidente Donald Trump, terminó en 2017.
El Congreso está debatiendo si redacta una nueva legislación que concedería estatus legal a estos inmigrantes que fueron traídos al país como niños y siguen siendo ilegales.

Las autoridades migratorias de Estados Unidos reanudaron la recepción de solicitudes de renovación para el programa que protege de la deportación a jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente, luego de que una corte ordenara bloquear la decisión del gobierno de acabar con el programa.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos dijeron el sábado en su sitio web que la gente que ya había recibido la protección bajo el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés) pueden aplicar para una renovación bajo los términos previos, antes de que el programa fuera rescindido en septiembre.

El anuncio llega después de que un juez de Estados Unidos bloqueara temporalmente el jueves una decisión del presidente Donald Trump de acabar con el DACA este año.

El Congreso está debatiendo si redacta una nueva legislación que concedería estatus legal a estos inmigrantes que fueron traídos al país como niños y siguen siendo ilegales.

El expresidente Barack Obama instauró DACA para proteger a estos inmigrantes indocumentados, conocidos como “soñadores”, de ser deportados.