In this March 25, 2020, photo, Attorney Margarita Silva sits in her office in Phoenix. Silva was recently denied entry to a…
La abogada Margarita Silvia, en su oficina de Phoenix, Arizona. Silva no pudo entrar recientemente a una audiencia en un centro de inmigración porque no tenía mascarilla, un nuevo requisito del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. Marzo 25, 2020.

Solicitantes de asilo y otros que esperan audiencias en los tribunales de inmigración de EE.UU. tendrán que esperar aún más debido a los retrasos que se han multiplicado durante la pandemia de COVID-19, según datos publicados a principios de este mes.

Se espera que más de 850.000 personas se vean afectadas por el cierre parcial de los tribunales de inmigración, según el Centro de Intercambio de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Syracuse, un centro de investigación que recopila y analiza datos sobre las actividades de los tribunales de inmigración.

"Estos inmigrantes ahora tendrán que esperar muchos meses, si no años, antes de tener su día en el tribunal, cuando sus casos finalmente se resuelvan", concluyó el TRAC en un informe.

Incluso antes del brote de coronavirus, los tribunales de inmigración de EE.UU. se enfrentaban a un millón de casos pendientes. La reducción dramática en la actividad judicial en los últimos meses, ha empeorado la situación.

La oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. señaló que todos los solicitantes y peticionarios que tienen citas programadas y ceremonias de naturalización que se vean afectadas por este cierre recibirán una notificación formal.
¿Cuáles son las nuevas reglas de asilo y deportación en EE.UU.?
Los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional de Estados Unidos acaban de proponer nuevas reglas para la adjudicación de permisos de asilo, retención de deportación y protección bajo los reglamentos de la Convención contra la Tortura (CAT, por sus siglas en inglés).

El centro de investigación calcula que los tribunales de inmigración de EE.UU. completaron 6.460 casos en abril, frente a los 42.045 de enero y los 41.793 de febrero. Hasta mayo, los casos de 368.000 personas se habían retrasado, incluidas más de 85.000 audiencias canceladas, según el TRAC, que estima que el número de casos retrasados aumentará más del doble a medida que avanza la pandemia.

Ashley Tabaddor, presidenta de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, reconoció a la Voz de América en una entrevista telefónica que los tribunales, como cualquier otra faceta de la vida estadounidense, se han visto afectados por la COVID-19. Agregó que los procedimientos judiciales son especialmente difíciles de llevar a cabo de manera segura durante una pandemia.

"Incluso cuando volvamos a abrir, no podremos volver a los negocios como de costumbre", dijo Tabaddor. “No puedes volver a esos volúmenes de personas que traías a la corte. Por lo tanto, esto ciertamente tendrá un impacto dramático en el ritmo de los casos que se abren camino a través del sistema".

Según la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), la entidad del Departamento de Justicia que supervisa los tribunales de inmigración, un tribunal de inmigración en Hawai reanudó las audiencias esta semana. Se espera que al menos otros siete tribunales migratorios en todo el país reanuden las audiencias para fin de mes.