Una caravana de miles de habitantes de América Central que intentan llegar a los Estados Unidos carga sus pertenencias durante el cierre del refugio Barretal en Tijuana, México.
Una caravana de miles de habitantes de América Central que intentan llegar a los Estados Unidos carga sus pertenencias durante el cierre del refugio Barretal en Tijuana, México.

Estados Unidos envió el martes de regreso a México al primer migrante centroamericano solicitante de asilo que aguardará en territorio mexicano mientras su caso es procesado, dijeron autoridades migratorias.

Se trata de un hombre hondureño, quien ingresó por la ciudad fronteriza de Tijuana, dijo un funcionario del Instituto Nacional de Migración en el norteño estado de Baja California.

Más temprano, una portavoz del Departamento de Seguridad de Estados Unidos había informado que este martes comenzarían los traslados.

No obstante, México informó que no aceptará a menores que esperan solicitudes de asilo en Estados Unidos.

Los inmigrantes de Honduras, que forman parte de una nueva caravana de Centroamérica que intenta llegar a los Estados Unidos, esperan ser procesados ​​en una instalación de inmigración en Ciudad Hidalgo, México, el 17 de enero.

​​

El jefe de la agencia de inmigración de México dijo el lunes que su país no aceptará inmigrantes menores de 18 años mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo en los Estados Unidos.

La comisionada del Instituto Nacional de Inmigración, Tonatiuh Guillén, también dijo que México no extenderá la política más allá de un solo paso fronterizo, el cruce de El Chaparral en Tijuana.

Los funcionarios mexicanos habían dicho anteriormente que Estados Unidos expresó interés en extender la política de "permanecer en México" a otros cruces fronterizos. Pero Guillén dijo que México solo aceptará solicitantes de asilo de entre 18 y 60 años en El Chaparral.

México solo aceptará inmigrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras, y les otorgará visas de cuatro meses.

Guillén dijo que desde el 1 de diciembre, México ha otorgado 3,983 visas de tránsito a los centroamericanos, la mayoría de los cuales esperan llegar a los Estados Unidos. México también extenderá otros programas de visa de trabajo para aplicar a más estados mexicanos y más países de América Central.

El programa "permanecer en México" se había programado para comenzar la semana pasada con unos 20 inmigrantes que regresan a Tijuana.

Las autoridades de EE. UU. planean transportar a los solicitantes de asilo de ida y vuelta a la frontera para audiencias judiciales en el centro de San Diego, incluida una comparecencia inicial dentro de los 45 días.

A los solicitantes de asilo se les ha otorgado tradicionalmente el derecho a permanecer en Estados Unidos mientras sus solicitudes son revisadas por un juez de inmigración estadounidense, pero una acumulación de muchos casos atrasados podría significar que el proceso tarde años.

El gobierno mexicano dijo en diciembre que autorizaría por razones humanitarias y de manera temporal el ingreso de algunos extranjeros provenientes de Estados Unidos, luego de que su vecino del norte le informó de sus planes de devolverlos a México mientras tramitan sus pedidos de asilo.

El objetivo del plan es reducir el número de familias que llegan en su mayoría de Centroamérica y dicen que temen regresar a sus países de origen debido a las amenazas de violencia. La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dice que muchas de las reclamaciones no son válidas.

Con información de Reuters.