Family members assist students complying with a requirement by the University of North Carolina to move out of campus housing…
La reducción de las clases presenciales en las universidades de EE.UU. para este año complican la situación de los estudiantes extranjeros. En la foto, alumnos de la Universidad de Carolina del Norte sacan sus pertenencias del campus universitario.

Las universidades y centros de educación superior de Estados Unidos se enfrentan en este curso a una marcada disminución de las matrículas de estudiantes extranjeros debido a la pandemia del coronavirus y a nuevas medidas de inmigración de la administración Trump.

Según el sitio de noticias Axios, las matrículas de estudiantes internacionales son una gran fuente de ingresos para las universidades estadounidenses, a pesar de que solo representan un 6% de las matrículas generales.

En dinero, las universidades perderán ingresos de alrededor de 25.000 millones de dólares, afirma Axios.

La Asociación Internacional de Educadores, NAFSA, calcula que los estudiantes internacionales contribuyeron 41.000 millones de dólares a la economía de Estados Unidos en el año académico de 2019-2019 y fomentaron la creación de 458.290 empleos en los sectores de hospedaje, gastronomía, ventas minoristas, transporte, telecomunicaciones y seguros de salud.

Los estudiantes internacionales son también un canal de fuerza laboral de alta calificación. Después de que se gradúan, muchos pasan a trabajar en empleos especializados a través del Programa Opcional de Entrenamiento OPT y las visas H-1B.

El Consejo de Educación Estadounidense calcula que las universidades perderán este año el 25 por ciento de los alumnos extranjeros, el mayor número desde la Segunda Guerra Mundial, señala Axios.

Standford se suma a las universidades que están cerrando sus campus para evitar propagación del COVID-19.
Reducción de estudiantes extranjeros golpeará finanzas de universidades de EE.UU.
El miedo al COVID-19 ya era un problema, y ahora las restricciones de visas a estudiantes extranjeros tienen a las universidades preparándose para una fuerte reducción de los estudiantes internacionales y los ingresos que estos representan.

Un problema es que muchos estudiantes internacionales no podrán viajar a Estados Unidos a causa de las restricciones generadas por la pandemia. Las embajadas y consulados estadounidenses están reanudando apenas sus operaciones y tienen muchas solicitudes de visas atrasadas que no podrán sacar a tiempo.

Muchos de los estudiantes provienen de países desde donde no pueden viajar directamente a Estados Unidos y hacerlo a través de terceros países les obligaría a cumplir una cuarentena de 14 días a su llegada a suelo estadounidense.

Otro problema es que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reforzó sus normas emitidas en marzo de que los nuevos estudiantes internacionales no podrán entrar en el país si sus cursos son impartidos solamente de manera virtual.

Muchas universidades y centros de estudio superiores decidieron dividir sus clases en el año académico de 2020-2021 de manera virtual y presencial a la vez, lo que complica la situación de los estudiantes internacionales.

Por otra parte, el Departamento de Estado prohibió la entrada directa de viajeros de China, la mayor fuente de estudiantes extranjeros, seguida por la India.

Axios dice que las políticas de inmigración más estrictas es una de las razones por las que las matrículas de estudiantes internacionales están declinando desde 2016, lo que ha costado a la economía estadounidense unos 11.800 millones de dólares y más de 65.000 empleos.

El panorama no es alentador. Axios menciona a fuentes de la administración Trump que dijeron que hay planes para proponer que las extensiones de las visas de estudiantes extranjeros sean revisadas cada dos años.

Hasta ahora, los estudiantes podían permanecer indefinidamente en Estados Unidos siempre y cuando cumplieran los requisitos de ser estudiantes.

La propuesta establecería revisiones obligatorias del Departamento de Seguridad Nacional para evitar que los estudiantes permanezcan en el país por más tiempo del asignado, dice Axios.