El presidente Trump y el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, acudieron el 28 de marzo a la base naval de Norfolk para despedir al USNS Comfort, que partió rumbo a Nueva York.
El presidente Trump y el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, acudieron el 28 de marzo a la base naval de Norfolk para despedir al USNS Comfort, que partió rumbo a Nueva York.

"Estoy pensando en ello en estos momentos. A lo mejor no tenemos porqué hacerlo, pero puede que a lo largo del día decretemos una cuarentena -a corto plazo, de un par de semanas- en Nueva York, probablemente Nueva Jersey y ciertas partes de Connecticut", dijo el mandatario durante una ceremonia en la base naval de Norfolk.

Trump señaló que su decisión obedecería a que estos tres lugares representan un "punto candente" en la pandemia del coronavirus, la cual se agrava más cada día.

Por el momento, el COVID-19 se ha cobrado 517 vidas en la Gran Manzana y en los últimos días se ha convertido en uno de los principales focos de la pandemia en todo el mundo.

Asimismo, el presidente dijo estar considerando restringir los viajes debido a que "están teniendo problemas en Florida".

"Muchos neoyorquinos están yendo hacia allí y no queremos eso", agregó.

El presidente realizó estas declaraciones durante una ceremonia en la base de Norfolk, donde se encontraba anclado el buque hospital de la Armada USNS Comfort, que partió tras la ceremonia rumbo a Nueva York.

La misión de la tripulación del buque no será la de tratar a los neoyorquinos infectados por el coronavirus, puesto que, según el Pentágono, la nave carece de las instalaciones necesarias para ello, sino que servirá para atender otro tipo de dolencias y así dar alivio a los hospitales de la ciudad, que pronto podrían verse desbordados.

"Se trata de un mensaje de esperanza y solidaridad de 70.000 toneladas para la gente de Nueva York", concluyó Trump.

En los últimos días, EE.UU. se ha convertido en el principal foco del brote del nuevo coronavirus, con 112.468 casos confirmados, pero con una mortalidad relativamente baja, que se plasma en los apenas 1.841 fallecidos.