U.S. President Trump holds coronavirus disease (COVID-19) pandemic briefing at the White House in Washington
El presidente Donald Trump al entrar en la sala de prensa de la Casa Blanca, el 13 de agosto de 2020.

WASHINGTON D.C. - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que no tiene "autoridad" para obligar a los ciudadanos a usar mascarilla, tal y como ha pedido hacer su probable rival en las urnas el próximo mes de noviembre, el demócrata Joe Biden.

"Quiere que el presidente de Estados Unidos, con un trazo de bolígrafo, obligue a más de 300 millones de ciudadanos estadounidenses a llevar mascarilla, durante un mínimo de tres meses (...). No identifica cuál es la autoridad que el presidente tiene para decretar tal mandato", dijo el presidente durante una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca.

Trump se preguntó, además, "¿si el presidente tiene el poder de obligar unilateralmente a cada ciudadano a cubrirse el rostro, en prácticamente todas las situaciones, qué otros poderes tiene?".

Las palabras del presidente se produjeron pocas horas después de que Biden defendiera en una comparecencia pública que "cada estadounidense debería usar mascarilla si se encuentra en la calle, durante los próximos tres meses, como mínimo".

"Cada gobernador debería ordenar el uso de mascarilla obligatorio", dijo el demócrata. "Los expertos estiman que salvaría más de 40.000 vidas".

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se dirige a los asistentes al congreso mientras que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, baja la mirada durante el discurso del Estado de la Unión celebrado el 4 de febrero de 2020.
Congresistas contradicen a Trump: El presidente no tiene "autoridad total"
Trump alega que cuando fue elegido presidente se le confirió una "autoridad total". Los gobernadores están en desacuerdo y afirman que sus estados abandonarán las medidas de distanciamiento social cuando ellos lo consideren apropiado. Expertos constitucionalistas dan la razón a los gobernadores.

La actitud de Trump supone un cambio radical con respecto a su postura en abril, cuando se arrogó una "autoridad absoluta" para obligar a los estados del país a suavizar las restricciones implementadas para frenar la pandemia, entre ellas, el uso de mascarilla, algo que fue rechazado de plano por un buen número de gobernadores y expertos.

“A lo mejor son fantásticas, a lo mejor son buenas o a lo mejor no son tan buenas, pero ¿qué tienes qué perder? Depende de los gobernadores. Queremos tener cierta libertad", dijo Trump este jueves.

Estados Unidos registró este miércoles el día con más muertes por COVID-19 desde el pasado mes de mayo, con más de 1.500 óbitos. Hasta la fecha, según datos de la Universidad Johns Hopkins, ha contabilizado 5.236.599 casos confirmados y ha registrado 166.777 muertes desde el comienzo de la pandemia.