U.S. President Trump participates in roundtable discussion at Gateway Church in Dallas, Texas
El presidente Donald Trump llega a una mesa redonda celebrada en la Iglesia de Gateway, en Dallas, Texas, el 11 de junio de 2020.

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó en una entrevista emitida el viernes que los protestantes que en las últimas semanas tomaron las calles de numerosas ciudades del país exigiendo justicia e igualdad racial, en realidad, "no saben lo que quieren".

"No saben lo que quieren. Muchos estaban ahí siguiendo a la multitud", aseguró el mandatario en una entrevista concedida la canal Fox News y que fue grabada el jueves en Dallas, Texas.

En las dos últimas semanas, a raíz de la muerte de George Floyd, un ciudadano afroamericano que falleció cuando se encontraba bajo custodia policial, decenas de miles de estadounidenses salieron a expresar su hartazgo ante los abusos de las fuerzas del orden.

Trump concedió que lo sucedido a Floyd, quien falleció después de que el agente Chauvin Dereck se mantuviera arrodillado durante casi nueve minutos sobre su cuello, "es una vergüenza, es una desgracia", que, según dijo "tiene que acabar".

El presidente aseguró que no le gusta está técnica, empleada por las fuerzas de seguridad para inmovilizar a sospechosos, aunque defendió que "a veces" es necesaria.

"Creo que el concepto del estrangulamiento suena tan inocente, tan perfecto (...), pero en general, debería ponérsele fin", declaró.

President Donald Trump speaks during a roundtable discussion about "Transition to Greatness: Restoring, Rebuilding, and…
Trump: "Estamos dominando las calles con compasión"
El mandatario realizó estas declaraciones en un momento en que su administración enfrenta críticas por la violencia que se ha producido por parte de manifestantes y fuerzas del orden durante las protestas surgidas a raíz de la muerte de George Floyd cuando se encontraba bajo custodia policial.

Trump abordó la necesidad de reformar los cuerpos policales, algo que, según dijo, deberá ser acometido "a nivel local", aunque expresó su deseo de que el Gobierno federal pueda participar realizando "recomendaciones".

“Quiero ver unas fuerzas del orden realmente compasivas, pero fuertes", aseveró.

La "zona autónoma" de Seattle

El presidente entró a valorar la situación en Seattle, en el estado de Washington, donde un grupo de activista se ha hecho con el control de una parte de la ciudad, a la que se refieren como "zona autónoma", ante la pasividad de las fuerzas del orden, que han optado por no intervenir para no agravar la situación.

"Lo que pasa en Seattle, lo que pasó en Minneapolis, nunca debió suceder", señaló, haciendo referencia también a los primeros días de protestas en la principal ciudad de Minnesota, donde falleció Floyd y que, a continuación, fue escenario de algunos de los enfrentamientos más violentos con las fuerzas del orden.

Este viernes, Trump recurrió a las redes sociales para criticar a la alcaldesa Seattle, la demócrata Jenny Durkan, a la que acusó de permitir que "los anarquistas" tomen la ciudad. "Estos demócratas liberales no tienen ni idea", zanjó el mandatario en su mensaje.

Durante la entrevista, el presidente insistió en sus ataques a la alcaldesa por no hacer "nada" y advirtió a los activistas que no va a permitirles "ocupar una gran parte de la ciudad".

"Hay una forma muy fácil de hacerlo", apuntó de manera enigmática.