El presidente Donald Trump dice estar convencido de que Ucrania interfirió en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016.
El presidente Donald Trump dice estar convencido de que Ucrania interfirió en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016.

El presidente Donald Trump acusó este viernes a un testigo en las audiencias de juicio político que tienen lugar en la Cámara de Representantes de mentir y ofreció una explicación de su controversial uso de su abogado personal, Rudy Giuliani, en la política con Ucrania.

En una entrevista de la cadena Fox News, Trump explicó que el historial de Giuliani de lucha contra el crimen era necesario para lidiar con un país corrupto.

Trump se refirió al testimonio del último testigo de las audiencias públicas el jueves, David Holmes, un funcionario de la embajada de Estados Unidos en Ucrania, quien dijo bajo juramento que escuchó en un restaurante de Kiev una conversación telefónica el 26 de julio de 2019 en que Trump en voz alta presionó al embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, por detalles sobre si Ucrania emprendería las investigaciones motivadas políticamente que él estaba solicitando.

"Les garantizo que eso nunca sucedió”, afirmó el presidente en al programa "Fox & Friends" de la cadena de noticias Fox.

Trump repitió su argumento de que los demócratas la enfilaron contra su campaña de 2016 desde el principio, expresando sospechas de que la Casa Blanca bajo el ex presidente Barack Obama estuvo involucrada en esos intentos.

"Estamos hablando de los más altos niveles del gobierno”, dijo Trump a Fox. “Ellos estaban espiando mi campaña”.

El presidente ha denunciado en el pasado que la Casa Blanca de Obama interfirió los teléfonos de su personal de campaña, pero no ha aportado pruebas.

La interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 sigue siendo un punto doloroso para el presidente, que expresó dudas sobre las conclusiones de la comunidad de inteligencia estadounidense de que Moscú fue el único responsable

Trump, sin embargo, sigue creyendo que Ucrania estuvo involucrada y que una compañía ucraniana jugó un papel clave en piratear un servidor de computadoras de la campaña presidencial de Hillary Clinton.

En su entrevista con Fox del viernes, que duró más de una hora, insistió que él presionó al presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, por información sobre esa teoría.

"Ellos tienen el servidor. Yo todavía quiero ver ese servidor. El FBI no ha llegado hasta ese servidor. Una compañía ucraniana consiguió ese servidor. De eso trató la llamada (con Zelenskiy). Estamos buscando corrupción. Se lo pregunté directamente porque estamos buscando corrupción”, dijo Trump.

Esta semana, Fiona Hill, una ex funcionaria de seguridad nacional de la Casa Blanca experta en Rusia, advirtió a los republicanos que repetir la desmentida teoría de que Ucrania estuvo detrás de la interferencia en las elecciones de 2016 es caer en la campaña de desinformación de Rusia.

"La desafortunada realidad es que Rusia fue el poder extranjero que sistemáticamente atacó nuestras instituciones democráticas en 2016”, dijo. “Este es una conclusión pública de nuestras agencias de inteligencia, confirmada en reportes bipartidistas del Congreso. Está fuera de toda discusión, incluso cuando algunos detalles deben permanecer secretos”.

Otro punto que ha salido a relucir es que el ex asesor de seguridad nacional John Bolton acusó a la Casa Blanca de bloquear el acceso a su cuenta personal de Twitter cuando dejó su trabajo en la Casa Blanca en septiembre.

Bolton no explicó cómo la Casa Blanca hizo esto, pero en su primer tuit desde su salida preguntó que si había sido producto de “temores por lo que pudiera decir”.

Trump negó en la entrevista con Fox que el acceso de Bolton fuera bloqueado por la Casa Blanca.

Bolton es uno de los funcionarios estadounidenses que expresaron alarma por las acciones de Rudy Giuliani para presionar a Ucrania que iniciara investigaciones que pudieran perjudicar a adversarios políticos de Trump, entre ellos el ex vicepresidente Joe Biden.

La experta Fiona Hill recordó que Bolton había dicho que Giuliani era una “granada de mano que va a hacer volar a todos”.