Photo by: Dennis Van Tine/STAR MAX/IPx 2020 12/27/20 Donald Trump signs coronavirus relief and government funding bill into law…
El presidente Donald Trump insistió en que prefiere una ayuda individual para los estadounidenses de 2.000 dólares. [Archivo]

Con el reloj avanzando hacia un potencial cierre del gobierno de EE.UU., el presidente Donald Trump firmó el domingo un paquete de 2,3 billones de dólares compuesto de un alivio por el coronavirus de 900.000 millones y un presupuesto de gastos fiscales de 1,4 billones hasta septiembre.

El presidente había calificado el proyecto de “una desgracia”, después de que la Cámara de Representantes y el Senado lo aprobaron la semana pasada tras meses de negociaciones en las que apenas participó el propio Trump.

Sus objeciones sorprendieron a muchos que pensaron que el presidente apoyaría los gastos y generaron una semana de llamados de líderes republicanos y demócratas para que lo firmara.

Sin la firma de Trump o la aprobación de una cláusula para las operaciones de financiamiento, un cierre parcial del gobierno habría comenzado el martes. Los beneficios por desempleo y las protecciones a los desalojos emitidos en un proyecto anterior expiraron el domingo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aplaudió en un comunicado el domingo por la noche la decisión de Trump, diciendo que “es una noticia bienvenida por los 14 millones de estadounidenses que acabaron de perder la línea vital de beneficios por desempleo en el fin de semana de Navidad y para otros millones que luchan para mantenerse a flote durante esta pandemia histórica”.

Por su parte, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, elogió a Trump por prevenir “un cierre del gobierno en un momento en que nuestra nación no habría podido sostenerlo”.

Trump dijo al anunciar la firma del proyecto que también estaba insistiendo en cambios a la legislación de presupuesto para remover lo que llamó “gastos derrochadores”. Esas demandas equivalen a sugerencias al Congreso y no resultarán necesariamente a cambios en la legislación.

Sus principales objeciones son a los 600 dólares dirigidos a cada persona como alivio para el coronavirus y el financiamiento a múltiples programas del gobierno, como ayuda exterior y para investigaciones científicas.

“Como presidente, le he dicho al Congreso que quiero muchos menos gastos derrochadores y más dinero para el pueblo estadounidense en la forma de cheques de 2.000 dólares para cada adulto y 600 para cada niño”, especificó Trump en un comunicado.

Por otra parte, el Congreso interrumpirá este lunes su receso por las fiestas navideñas para considerar una votación sobre un veto de Trump a un proyecto de 740.000 millones de dólares para financiar los programas de defensa de EE.UU.

La medida también elevará los salarios a los militares y establece la política del Pentágono en temas como niveles de tropas, sistemas de armas y asuntos de personal.

La Cámara de Representantes votará este lunes y si aprueba invalidar el veto, el Senado lo sometería a votación el martes. Se necesitan los votos de dos tercios de los legisladores en ambas cámaras para invalidar un veto presidencial.