El presidente Donald Trump habla en la Oficina Oval durante una reunión con la prensa al recibir la visita del primer ministro de Bulgaria, Boyko Borissov. Washington, lunes 25 de noviembre de 2019. Reuters/Tom Brenner.
El presidente Donald Trump habla en la Oficina Oval durante una reunión con la prensa al recibir la visita del primer ministro de Bulgaria, Boyko Borissov. Washington, lunes 25 de noviembre de 2019. Reuters/Tom Brenner.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que estaba defendiendo a las fuerzas armadas de Estados Unidos con sus comentarios críticos sobre el ex secretario de la Marina Richard Spencer, quien fue despedido el fin de semana.

"Creo que lo que estoy haciendo es defender a nuestras fuerzas armadas", dijo Trump en una reunión de la Oficina Oval con el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov, cuando se le preguntó sobre sus comentarios.

El mandatario agregó que nunca ha habido un presidente que defienda a las fuerzas militares como él y recordó que su administración ha empleado dos billones y medio de dólares en la reconstrucción de las fuerzas armadas.

Trump afirmó que "estaban sucediendo algunas cosas muy injustas", y dio como ejemplo el caso del sargento del ejército Bowe Berghdal, quien desertó de su posición en Afganistán en 2009, fue capturado por insurgentes quienes lo mantuvieron en rehén hasta 2014, cuando la administración Obama negoció su intercambio por cinco detenidos en Guantánamo.

"Lo dejamos ir¨ dijo Trump de Berghdal, y mencionó a "otros" como Chelsea Manning, la especialista del ejército que robó información clasificada de inteligencia y la filtró a WikiLeaks, de quien dijo "el presidente (Barack) Obama dejó ir".

El presidente Trump nombró también a un soldado que murió la semana pasada, quien fue uno de los soldados que salió en busca de Berghdal cuando éste desertó, y que en un enfrentamiento con los militantes talibanes fue herido y quedó paralizado desde el cuello hacia abajo.

"Entonces, cuando tienes un sistema que permite que el sargento Bergdahl se vaya, y probablemente tuviste entre cinco y seis personas asesinadas, nadie sabe el número, porque se fue, y recibe una palmada en la muñeca, si eso es así. Y luego tienes un sistema donde estos guerreros son encarcelados durante 25 años. Voy a defender a nuestro guerrero, defenderé a los guerreros", dijo el presidente. 

Sobre el perdón al Navy Seal Eddie Gallagher, y otros miembros de las fuerzas armadas, en decisiones ampliamente criticadas, dijo que no sucedieron de pronto, “Hemos estado pensando en eso por mucho tiempo", señaló.

Indicó que mucha gente se lo ha agradecido, y sobre Gallagher dijo: "Con Eddie Gallagher, conocen muy bien esa historia, querían quitarle este broche y dije que no, no se lo van a quitar. Fue un gran luchador. Fue uno de los mejores luchadores. Un chico duro. Estas no son personas débiles, son personas duras. Y vamos a proteger a nuestros guerreros ".

El secretario de Defensa Mark Esper despidió a Spencer, diciendo que el jefe de la Marina había intentado cerrar un acuerdo con la Casa Blanca que era "contrario a lo que habíamos acordado y contrario a la posición pública del Secretario Spencer" en un caso relacionado con el SEAL de la Marina Edward Gallagher.

En una carta reconociendo su despido, y citada el lunes por medios estadounidenses, el ex secretario de la Marina, Richard Spencer se despide de Trump y defiende la necesidad de preservar "el buen orden y la disciplina en todas las filas", algo que los funcionarios de la Marina creían que la junta de revisión de pares ayudaría a garantizar.

Trump anunció que nominará al enviado estadounidense a Noruega, Ken Braithwaite, para reemplazar a Spencer como secretario de la Marina.