El presidente Donald Trump presenta la Medalla de Honor del Congreso al ex sargento del ejército Ronald J. Shurer II por sus acciones en Afganistán, en la Sala Este de la Casa Blanca, el 1 de octubre de 2018, en Washington.
El presidente Donald Trump presenta la Medalla de Honor del Congreso al ex sargento del ejército Ronald J. Shurer II por sus acciones en Afganistán, en la Sala Este de la Casa Blanca, el 1 de octubre de 2018, en Washington.

WASHINGTON - Un exmédico del ejército que recibió el honor militar más importante del país el lunes por desafiar una lluvia de balas para salvar vidas en Afganistán fue rechazado por los militares la primera vez que intentó alistarse.
 
"Muchacho, fue un grave error. Pero lo compensaron, claro", dijo el presidente Donald Trump en una ceremonia formal en la Casa Blanca en la que 250 personas se reunieron para honrar al ex sargento del Estado Mayor Ronald Shurer II por sus acciones heroicas en 2008 en una parte remota de Afganistán.
 
Shurer, oriundo de Fairbanks, Alaska, era sargento médico senior en las fuerzas especiales el 6 de abril de 2008 cuando su equipo se encontró con ametralladoras, fuego de francotiradores y granadas propulsadas por cohetes de los militantes.
 
Shurer estabilizó a un soldado, luego se abrió paso a través de un aluvión de balas y subió una montaña hasta donde estaban los miembros principales de la unidad. Allí, trató y estabilizó a cuatro soldados más. Shurer ayudó a evacuarlos, llevando y bajando a los heridos por la empinada ladera de la montaña, usando su cuerpo para protegerlos del fuego enemigo y la metralla. Después de cargar a los heridos en un helicóptero de evacuación, Shurer regresó a la montaña para luchar.
 
"Ron aún no había terminado. Regresó a la montaña, hasta arriba, y se reincorporó a la pelea", dijo Trump. "Durante más de seis horas, Ron se enfrentó valientemente al enemigo. Ni un solo estadounidense murió en esa batalla brutal, gracias en gran medida a las acciones heroicas de Ron".
 
Primero rechazado por el ejército debido a una condición médica, Shurer se alistó de nuevo un año después del 11 de septiembre. Fue aceptado la segunda vez. Fue promovido un nivel a fines de 2006 y sirvió en la Fuerza de Tarea Conjunta de Operaciones Especiales Conjuntas en Afganistán desde fines de noviembre de 2007 hasta fines de mayo de 2008. Fue dado de baja honorablemente un año después.
 
Comenzó su carrera en el Servicio Secreto como agente especial asignado a una oficina local en Phoenix, Arizona, en septiembre de 2009. Fue seleccionado para el equipo de contraataque del Servicio Secreto y asignado a la División de Operaciones Especiales en junio de 2014.
 
Shurer vive en Burke, Virginia, con su esposa, Miranda, y sus hijos Cameron, de 10 años, y Tyler, de 7.