U.S. President Donald Trump smiles during a campaign event at MBS International Airport, in Freeland
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un evento de campaña en Freeland, Michigan, el jueves 10 de septiembre de 2020.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajó el viernes a Michigan, donde habló a su base, subrayando la firma del tratado T-MEC como uno de sus grandes logros presidenciales, el mismo día que su rival, Joe Biden, concedió que el acuerdo comercial era mejor que NAFTA.

En un evento de campaña en Freeland, Michigan, donde asistieron decenas de personas, poco poco distanciamiento social y ausencia de tapabocas en muchos, Trump aseguró que el gobierno de Barack Obama, en el que Biden sirvió como vicepresidente “casi acabó con la industria automovilística”.

“Ya salvé la industria de los coches en EE.UU.”, dijo Trump a sus seguidores en el estado bisagra, donde Biden lidera por casi 8 puntos en las encuestas de intención de voto.

Trump dijo a los residentes de Michigan que “cumplió su promesa” de acabar con el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) y se aseguró de incluir en el nuevo acuerdo, que entró en efecto en julio, provisiones para proteger a los trabajadores estadounidenses.

Biden, según dijo el republicano, pasó su carrera “enviando trabajos y fábricas de Michigan al exterior”.

Para calificar para los beneficios tarifarios del T-MEC, el 75% de automóviles y sus partes deben provenir de México, Estados Unidos y Canadá. Además, al menos el 40% de los coches deben venir de países que paguen a sus trabajadores al menos $ 16 la hora, lo que beneficia a EE.UU. y Canadá.

El candidato demócrata Joe Biden dijo en una entrevista con CNN, que creía que los trabajadores que votaron por Trump en el 2016 (después de haber apoyado a Obama) se sentían menospreciados y aseguró que su compromiso está con “las comunidades afroestadounidenses y la clases trabajadoras”.

Biden reconoció en la entrevista el jueves que el T-MEC “es mejor que NAFTA”, pero que la política comercial, en general, bajo el gobierno de Trump “lo ha hecho todo peor”.

El demócrata visitó Michigan el miércoles, donde presentó un plan  para tratar de proteger a los trabajadores estadounidenses aumentando los impuestos a las empresas que impulsan empleos al extranjero.