El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, muestra la portada de un diario local que aborda el tema de las redes sociales durante la firma del decreto, el pasado 28 de mayo.

HOUSTON, EE.UU. - En medio de las desavenencias entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y Twitter, la organización Free Press denunció este viernes que el mandatario estadounidense “está abusando de su poder” al firmar un decreto que impugna las protecciones legales que cobijan a las redes sociales.

“Twitter hizo lo correcto y debería seguir haciéndolo para proteger a los usuarios de desinformación y racismo (...), así que esta orden ejecutiva es simplemente una manera de tratar de dar miedo a esas redes sociales que exigen responsabilidad de él por sus mentiras y racismo”, dijo a la Voz de América Nilda Muhr de Free Press.

Trump acusó abiertamente a Twitter de realizar activismo político, luego que la red social colocó avisos de verificación de datos en dos tuits en los que el mandatario calificaba como “fraudulentas” las votaciones por correo y acusaba a las autoridades de California de enviar papeletas a "todo el mundo", insinuando así que incluso migrantes indocumentados podrían ejercer el voto.

La legislación de este estado, no obstante, establece que solo los votantes registrados recibirán boletas electorales.

“Twitter es una compañía privada y tiene el derecho de poder poner ciertas reglas para proteger al público, para proteger la libertad de expresión; pero también de poder votar y de poder estar bien informado”, añadió Muhr.

El decreto firmado el jueves por Trump instruye a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y a la Comisión Federal de Comercio (FTC) a evaluar la imposición de nuevas regulaciones a las compañías de redes sociales con el fin de eliminar las protecciones de responsabilidad que cobijan a las redes sociales contra demandas por el contenido que publican los usuarios de sus plataformas digitales.

El mandatario alega que, una vez que estas plataformas emiten juicios de valor sobre qué es cierto u ofensivo, están actuando como editores y, por lo tanto, deben atenerse a las mismas normas que rigen a las empresas editoras tradicionales. De esta forma, compañías como Twitter, Facebook o Instagram podrían ser procesadas por el contenido publicado en sus plataformas.

“Han tenido un poder irrestricto para censurar, restringir, editar, moldear, ocultar y alterar virtualmente cualquier forma de comunicaciones entre ciudadanos privados o grandes auditorios públicos. Esto no ha tenido precedente en Estados Unidos”, argumentó Trump al firmar el decreto.

En este sentido, cabe destacar que el mandatario no está solo puesto que políticos republicanos y demócratas llevan años pidiendo que se cambie la regulación existente por considerar que da excesivo poder a estas plataformas.

Antes de confirmarse la firma del decreto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ya adelantó que la "situación" le parecía "indignante", aunque subrayó que el "modelo de negocio" de estas empresas se limita a "ganar dinero a expensas de la verdad".

Por su parte, el fundador y director ejecutivo de Facebook declaró esta semana, durante una entrevista a la cadena CNBC, que ni su compañía ni otras plataformas de redes sociales deberían ejercer el papel de "árbitros de la verdad".