Una mujer se arrodilla delante de un memorial improvisado para Breonna Taylor en Jefferson Square Park el jueves, 24 de…
Una mujer se arrodilla delante de un memorial improvisado para Breonna Taylor en Jefferson Square Park el jueves, 24 de septiembre del 2020, en Louisville, Kentucky.

Una multitud diversa de centenares marchó el sábado por la noche por las calles de Louisville coreando "Black Lives Matter", en la cuarta noche de protestas luego que un jurado investigador declinó presentar cargos de homicidio contra tres policías por la muerte a tiros de Breonna Taylor.

Los manifestantes corearon también "Sin justicia no hay paz" mientras automovilistas sonaban las bocinas a lo largo de una importante avenida en el centro de esta ciudad de Kentucky que ha registrado más de 120 días de protestas por la muerte de la mujer negra de 26 años en una operación policial fallida.

Unos pocos autos policiales siguieron la marcha, con los agentes diciéndoles a los manifestantes que se quedasen en las aceras y fuera de la calle, hasta que la marcha terminó. Muchos regresaron brevemente a la plaza en el centro que se ha vuelto el eje de las protestas.

Pero al acercarse el toque de queda de las 9 p.m, un altavoz policial anunció que todo el que se quedase en la plaza sería arrestado. La plaza se vació de manifestantes, que se dispersaron, aunque un grupo se dirigió a una iglesia cercana en la que los manifestantes se habían refugiado en noches previas.

Cuando una muchedumbre se congregaba en las afueras de la First Unitarian Church al final de la noche, se desataron incendios en una calle vecina tras las 11 p.m. La policía dijo que fuegos artificiales quemaron un automóvil y ventanas fueron rotas en edificios contiguos de la Universidad Spalding. La policía tuiteó que haría arrestos, pero no dio cifras. 

Algunos manifestantes llevaban escudos improvisados. Otros se refugiaron en la iglesia, que cerró sus puertas a la medianoche.

Una protesta la noche previa fue pacífica, aunque la policía arrestó a 22 personas por violaciones del toque de queda. Un vocero policial dijo que algunas fueron a causadas de desobedecer las órdenes de dispersarse.

El alcalde de Louisville Greg Fischer había llamado a protestas pacíficas en una conferencia de prensa el sábado por la noche.

"Estoy consciente de que muchas personas en nuestra comunidad están dolidas y furiosas por las decisiones anunciadas esta semana", dijo Fischer. EL alcalde dijo que respalda el derecho de libre expresión de los manifestantes, pero que "solamente les pedimos que lo hagan pacíficamente, por favor".

Taylor, una mujer negra que trabajaba en los servicios de emergencias médicas, recibió varios tiros de agentes blancos luego de que su novio les disparase, según las autoridades. El hombre dijo que no sabía quién estaba entrando a su casa y que abrió fuego en defensa propia, hiriendo a uno de los policías. Las autoridades entraron a la casa con una orden relacionada con un sospechoso que no vivía allí, y no se encontraron drogas en el interior.

El jurado investigador acusó a uno de los policías, que ya había sido despedido, solamente por disparar contra el departamento de un vecino, sin causar daños personales.