Farm workers head in the early morning to pick vegetables on a farm in Rancho Santa Fe, California, United States August 31,…
Trabajadores agrícolas recolectan la siembra en el rancho Santa Fe, en California. Imagen de archivo del 31 de agosto de 2016.

WASHINGTON - Los senadores estadounidenses Bernie Sanders, Robert 'Bob' Menéndez, Kamala Harris y Cory Brooker abordaron el miércoles el impacto que la pandemia del coronavirus está teniendo en la comunidad hispana, especialmente en la indocumentada, y pidieron al Gobierno que tome cartas en el asunto.

Los cuatro legisladores demócratas participaron en un foro virtual organizado por  la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) y la cadena de televisión Univisión.

Los senadores, junto al presidente de LULAC, Domingo García, y la directora nacional de esa organización, Sindy Benavides, concordaron en que las crisis sanitaria y financiera causadas por la COVID-19 han tenido un alto impacto en las comunidades minoritarias, entre ellas, la latina. 

"Nosotros somos los que estamos haciendo los trabajos esenciales durante la pandemia del coronavirus, pero hay muchos latinos que no tienen seguro médico o acceso a chequeos básicos y eso nos vuelve una comunidad vulnerable", sostuvo el senador Menéndez.

Asimismo, se habló de que muchos de los trabajadores indocumentados son empleados en granjas o en otras labores del campo que son esenciales para que pueda seguir habiendo producción de alimentos en el país a pesar de las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus. Los senadores lamentaron que, no obstante, el gobierno federal los sigue llamando "ilegales".

"En esta pandemia se ha demostrado que los latinos son quienes están haciendo el trabajo esencial, pero no podemos decir que alguien hace un trabajo esencial y después llamarlo ilegal", agregó Menéndez.

El senador por el estado de Nueva Jersey lamentó especialmente el caso de los llamados soñadores, que son aquellos migrantes que llegaron al país siendo niños, y de los beneficiarios del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), cuya situación legal viene siendo debatida en Washington desde hace meses.

"Vemos que los dreamers, los de TPS, están salvando vidas, así que debemos buscar para todos estos grupos una vía para la legalización", zanjó Menéndez.

Benavides, que dirige la mayor organización de derechos civiles para la comunidad latina en EE.UU., ha luchado por la defensa de la comunidad latina indocumentada desde hace años.
Sindy Benavides, directora de LULAC: "La comunidad indocumentada se verá impactada peor que nunca"
La fuerza laboral en áreas de construcción y mantenimiento en EE.UU. suele ser latina e indocumentada, y es una de las comunidades que está sintiendo el mayor impacto al no tener derechos a las ayudas federales.

Por su parte, Domingo García recordó que el voto hispano es importante de cara a las elecciones, por lo que instó a los políticos a considerar a los latinos como una comunidad determinante, por lo que -dijo- se deben tomar medidas que la beneficien.

El excandidato a la presidencia por parte de los demócratas, Bernie Sanders, agregó que la crisis económica que se está generando hoy en día es un problema que, más allá del estatus legal, afecta especialmente a la minorías latina y afroamericana, y que es obligación del gobierno protegerlas.

"Sé que LULAC está luchando fuertemente y muchos de nosotros lo estamos haciendo, para buscar un camino a la legalización de estas personas, debemos hacerlo de la mejor manera posible, pero si esta crisis nos ha enseñado algo es que las personas que trabajan en los campos, las tiendas y otros servicios esenciales son personas indocumentadas, y estar atacándolas no es correcto", afirmó Sanders.

Mientras tanto, la senadora por California Kamala Harris secundó las propuestas de encontrar una vía hacía la legalización.

"Pienso que sí, a estas personas deberían darle una forma de encontrar la legalidad, pero mi problema es que la administración ve a estos trabajadores como si pudiéramos  depender de ellos para luego sacrificarlos, por eso es importante que les legalicemos, para que puedan defender sus derechos", opinó la senadora.

Finalmente, Cory Brooker, senador por Nueva Jersey, reconoció que estas minorías, afroamericanas y latinas, se han visto mayormente afectadas en parte porque históricamente se las ha descuidado y no se las ha tomado en cuenta, como ha sido ahora el caso con los fondos de ayuda que el gobierno envió. 

"Muchas de estas personas son productivas, contribuyen a la economía, pero ahora que no tienen trabajo, no se les toma en cuenta, es una violación de nuestros ideales como estadounidenses", dijo Brooker.

Latinos en Los Ángeles entre los más afectados por coronavirus
En el área de Los Angeles, funcionarios anuncian a diario el conteo de infectados y muertos por COVID-19. Pero, ¿cómo está impactando el coronavirus a la comunidad latina? Verónica Villafañe informa.

En este sentido, el pasado 1 de abril, el presidente Donald Trump reconoció que la situación de estas personas es "terrible", pero rechazó destinar fondos federales a su ayuda.

"Vinieron de manera ilegal y hay mucha gente que diría que tenemos a muchos ciudadanos ahora mismo sin trabajo. ¿Qué se le va a hacer? Es duro, es terrible, es un asunto muy triste, pero debo ser honesto: vinieron ilegalmente", declaró el mandatario al ser preguntado en rueda de prensa sobre la posibilidad de que personas indocumentadas tuvieran acceso a los paquetes de ayuda aprobados por el Congreso.

Agregó que la ayuda a esas familias deberían hacerse no solo de acuerdo a los números del seguro social, sino en base al trabajo que realizan durante esta pandemia.

Sindy Benavides, por su parte dijo que LULAC, una organización con 90 años de estar luchando por los derechos de los indocumentados, tiene una amplia gama de programas de ayuda a la comunidad latina, sobre todo en estos tiempos de pandemia, algo importante para poder mantenerse sanos.

"Muchos latinos han estado expuestos, pero no han tenido la información suficiente sobre la enfermedad, sobre las medidas de protección o los riesgos que corren por tener condiciones previas, por eso queremos que sepan todo sobre el COVID-19", mencionó.

El pasado miércoles, 20 de mayo, el presidente Trump conversó durante una hora con "miles de líderes de la comunidad hispana" por todo el país.

"Reconoció las muchas contribuciones de la comunidad hispana a nuestro país y abordó asuntos importantes, como cómo reabrir sus negocios y construir de nuevo la mayor economía de la historia", detalló la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en una rueda de prensa celebrada poco después del encuentro telefónico.