Aproximadamente unos 800,000 trabajadores del gobierno, quienes están suspendidos o trabajando sin paga, se perderán su primer cheque este viernes 11 de enero.
Aproximadamente unos 800,000 trabajadores del gobierno, quienes están suspendidos o trabajando sin paga, se perderán su primer cheque este viernes 11 de enero.

Los senadores y legisladores en el Congreso de Estados Unidos están buscando una manera de que los trabajadores federales no pierdan dinero por el extendido cierre del gobierno. El Senado aprobó este jueves una propuesta de ley que busca asegurar el pago retroactivo de los funcionarios después que abra el gobierno.

El proyecto de ley, aprobado el día 20 del cierre de gobierno, el segundo más largo en la historia de EE.UU., requiere que se le pague a todos los empleados lo antes posible una vez que el gobierno vuelva a funcionar.

La medida también favorece a quienes han sido suspendidos y ahora iría a la Cámara de Representantes para su aprobación.

La senadora demócrata Chris Van Hollen declaró que el proyecto de ley da a los trabajadores afectados por el cierre parcial de gobierno una “certeza muy necesaria”, pero asegura que nunca debieron ser forzados a trabajar sin salario.

También puedes leer: Trump visita frontera sur, amenaza con declarar emergencia

Este mismo jueves, la Cámara de Representantes, con unos cuantos votos republicanos, aprobó dos proyectos de ley para financiar los departamentos de Transporte, Vivienda y Agricultura.

Estos proyectos de ley podrían garantizar que las familias no perderán los beneficios de cupones de alimentos y que las personas que viven en viviendas con apoyo federal no sean desalojadas.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, ha dicho que no pondrá a votación estos proyectos de ley, hasta tener la seguridad de que el presidente Trump los va a firmar, algo que está descartado mientras continúe el cierre del gobierno.

La Cámara Baja ya había votado el miércoles para reabrir el Departamento del Tesoro y otras agencias. La Casa Blanca ha dicho que Trump vetaría las propuestas si llegan a su escritorio.

Aproximadamente unos 800,000 trabajadores del gobierno, quienes están suspendidos o trabajando sin paga, se perderán su primer cheque este viernes 11 de enero.

El cierre, que comenzó el 22 de diciembre, se da después de la falta de acuerdo entre la administración del presidente Donald Trump y el Congreso de asignar los 5.600 millones de dólares para la construcción de un muro fronterizo en la frontera sur del país.

El gobierno también está manejando la idea de declarar una emergencia nacional con el fin de permitir que Trump construya el muro sin necesidad de que el Congreso apruebe los fondos para ello.