Las declaraciones del fiscal especial Robert Mueller, el miércoles 29 de mayo de 2019, son las primeras sobre la investigación acerca del papel de Rusia en las elecciones de 2016, desde que fue publicado el informe el pasado mes de abril.
Las declaraciones del fiscal especial Robert Mueller, el miércoles 29 de mayo de 2019, son las primeras sobre la investigación acerca del papel de Rusia en las elecciones de 2016, desde que fue publicado el informe el pasado mes de abril.

El fiscal especial de Estados Unidos, Robert Mueller, dijo el miércoles que bajo las reglas del Departamento de Justicia no era posible, desde su posición, levantar cargos contra el presidente Donald Trump.

"Acusar al presidente por un delito no era (...) una opción que pudiéramos considerar", dijo Mueller. Y agregó: "Como se establece en nuestro informe, después de esa investigación, si tuviéramos confianza en que el presidente claramente no cometió un delito, lo hubiéramos dicho. Sin embargo, no determinamos si el presidente cometió un delito". 

Hablando desde un podio en el Departamento de Justicia, Mueller explicó que su decisión de no acusar a Trump fue tomada en parte por la opinión de que la Constitución de EE.UU. establece un proceso separado para acusar al presidente en funciones de irregularidades, en referencia al proceso de impugnación del presidente. 

"Y más allá de la política del departamento nos guiamos por los principios de imparcialidad", dijo Mueller. "Sería muy injusto acusar a alguien de un delito cuando no puede haber una resolución judicial de un cargo real", añadió. 

Durante su primera declaración pública desde que salió el informe de la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, Mueller reiteró que no hubo una conspiración entre la campaña de Trump y Moscú, pero se negó a emitir un juicio sobre si el presidente estadounidense obstruyó la justicia.

Mueller explicó además que está cerrando formalmente la oficina y renunciando al Departamento de Justicia. Comentó que el reporte entregado en abril es su testimonio y aclaró que no tiene previsto volver a hablar del asunto.

Pocos minutos después de la declaración de Mueller, Trump reaccionó en su cuenta en Twitter: "Nada cambia desde el Informe Mueller. No hubo pruebas suficientes y, por lo tanto, en nuestro país, una persona es inocente. ¡El caso está cerrado! Gracias".

​​​​Trump ha criticado reiteradamente la investigación de Mueller, que cataloga de "cacería de brujas".

Lea: Demócratas hablan de impugnación y Casa Blanca pide cierre después de declaraciones de Mueller.

"Hubo múltiples esfuerzos para interferir elecciones"

Mueller no contestó preguntas de la prensa. Dijo que vuelve a "la vida privada" tras dos años al frente de la investigación.

​​Mueller, que ha permanecido en la nómina del Departamento de Justicia desde que concluyó formalmente su investigación en marzo, también aclaró que no volverá a hablar ni de la investigación, ni del informe.

"Espero que esta sea la única vez que hablaré sobre este asunto. Tomaré esa decisión yo mismo, nadie me ha dicho si puedo o debo testificar o hablar más sobre este asunto", expresó.

​​"Por lo tanto, más allá de lo que he dicho hoy aquí y de lo que está contenido en nuestro trabajo escrito, no creo que sea apropiado para mí hablar más sobre la investigación o comentar sobre las acciones del Departamento de Justicia o el Congreso", aclaró.

Agradeció a los que junto a él participaron en la investigación y concluyó diciendo: "Cerraré reiterando la acusación central de nuestras acusaciones: que hubo múltiples esfuerzos sistemáticos para interferir en nuestra elección. "Esa acusación merece la atención de todos los estadounidenses".

Lea: Agencias de inteligencia compartirán 'información apropiada' para investigación ordenada por Trump.

Nadler: Declaración de Mueller "no exonera al presidente de EE.UU. de obstrucción de la justicia"

Por su parte, el presidente del comité judicial de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, señaló a través de su cuenta en Twitter que la declaración de Mueller deja claro tres puntos fundamentales: "no exonera al presidente de EE.UU. de obstrucción de la justicia, obstruir la justicia es un crimen serio que impacta el corazón de nuestro sistema de justicia y la Constitución apunta al Congreso para que tome las medidas para que el presidente rinda cuentas". 

"En vista que el abogado especial Mueller no pudo presentar cargos criminales contra el Presidente, corresponde al Congreso responder ante los crímenes, mentiras y otras irregularidades del presidente Trump, y lo vamos a hacer. Nadie ni siquiera el Presidente está por encima de la ley", afirmó Nadler. 

La investigación, de por sí polémica, ha llevado al Departamento de Justicia a comenzar otra pesquisa para determinar si los funcionarios se extralimitaron y vigilaron indebidamente la campaña presidencial de Trump, en 2016.

El propio Trump pidió a las agencias de Inteligencia estadounidenses que "cooperen de manera rápida y completa" con la nueva investigación del Departamento de Justicia.

El director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, dijo que las agencias de inteligencia le proporcionarían al Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, "toda la información apropiada" para su investigación.