El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConell, es una figura clave en el juicio político al presidente Donald Trump, cuyos defensores consideran "un burdo montaje político". Foto AP
El líder de la mayoría republicana en el Senado de EE.UU., Mitch McConnell, en foto de archivo. AP/J. Scott Applewhite.

El líder republicano del Senado de EE.UU., senador Mitch McConnell, dijo el martes que el Senado liderado por el Partido Republicano avanzaría en el establecimiento de reglas para el juicio político del presidente Donald Trump sin la ayuda de los demócratas.

"Tenemos los votos, una vez comenzado el juicio político, para aprobar una resolución esencialmente, muy similar, similar a la que estableció las reglas aprobadas para la primera fase del juicio político de Clinton", dijo McConnell.

El líder republicano dijo a los senadores en su almuerzo a puerta cerrada el martes que apoya el plan, que sigue el modelo del juicio político de Bill Clinton hace 20 años. Primero comenzaría el juicio y luego pospondría los votos de los testigos.

La Cámara acusa a Trump de abuso de su poder para beneficio personal, al pedirle a Ucrania que iniciara una una investigación sobre posible corrupción del exvicepresidente Joe Biden, uno de los principales contendientes por la nominación demócrata para enfrentar al actual presidente en las elecciones presidenciales de noviembre.

La otra acusación que pesa sobre Donald Trump es la de obstruir al Congreso, al ordenar a los funcionarios y agencias de la administración que no cooperen con la investigación de juicio político.

"Es casi como si esta mayoría demócrata de la Cámara tomara sistemáticamente todas las advertencias de los redactores sobre los abusos partidistas del poder de juicio político y hubiera pensado: 'Claro, hagámoslo'", escribió McConnell en su cuenta de Twitter.

"Tiene 51 (votos), seguro", dijo el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, un aliado principal del presidente, al salir de la reunión, citó la agencia AP.

El senador McConnell fue irónico en cuanto al proceso que llevan los demócratas: "Respeto a mis amigos del otro lado del pasillo, pero parece que un síntoma del 'síndrome de trastorno de Trump' es un mal caso de amnesia".

Los demócratas están aumentando la presión sobre los republicanos para que insistan en escuchar al exasesor de seguridad nacional John Bolton y otros testigos, y no acepten la propuesta de McConnell de posponer la votación de nuevos testimonios hasta más tarde. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, llamó a esto, una "trampa".