El gobernador del estado, Greg Abbott, lamentó el incidente del domingo 29 de diciembre de 2019 y reconoció la labor de los feligreses.
El gobernador del estado, Greg Abbott, lamentó el incidente del domingo 29 de diciembre de 2019 y reconoció la labor de los feligreses.

Dos feligreses armados que se ofrecieron como voluntarios para la seguridad de su iglesia en Texas habrían salvado cientos de vidas al responder de forma casi inmediata a un hombre que abrió fuego durante una misa este domingo, matando a dos hombres.

Los hechos ocurrieron en el templo West Freeway Church of Christ, en el poblado de White Settlement, a 12 kilómetros al oeste de Fort Worth, Texas. Un hombre, que según una testigo relató a medios locales usaba peluca y bigote falso, sacó un arma y empezó a disparar durante el servicio del domingo, donde asistieron aproximadamente 240 personas.

Todo el incidente fue capturado en la transmisión en vivo de la iglesia. Datos como la identidad o motivo del atacante no han sido identificados, pero las autoridades estatales aseguran que, gracias a la respuesta de los feligreses, el atacante murió a los seis segundos de abrir fuego.

El teniente gobernador de Texas, Dan Patrick, el ministro principal de la iglesia, Britt Farmer, elogiaron y agradecieron por las leyes estatales sobre el porte de armas. A principios de este año fue aprobada una ley que permitía a personas con licencia portar armas en lugares de culto, a menos que las prohíba.

El gobernador del estado, Greg Abbott, en una corta declaración después del incidente, además de lamentar el hecho, también reconoció la labor de los feligreses: “Agradezco a los miembros de la iglesia que actuaron rápido para derribar al atacante y ayudar a prevenir más pérdidas de vidas”.

Mike Tinius, una persona de edad avanzada en la iglesia, le dijo al periódico The New York Times que uno de los muertos era un guardia de seguridad que respondió al ataque.
Dos muertos y un herido por tiroteo en iglesia en Texas
Dos muertos y un herido por tiroteo en iglesia en Texas

Las dos víctimas que dejó el tiroteo no han sido identificadas oficialmente. Sin embargo, medios locales y agencias aseguran que una de ellas se trata de Anton “Tony” Wallace. Tiffany, la hija de Wallace, relató que su padre era diácono en la iglesia.

El otro hombre fue identificado como Richard White. Ambos fueron llevados al hospital, pero murieron por sus heridas.

"Perdimos a dos grandes hombres hoy, pero podría haber sido mucho peor", afirmó Farmer durante una rueda de prensa el domingo.

Una base de datos recopilada por la agencia Associated Press, USA Today y la Universidad Northeastern, revela que en 2019 hubo más matanzas que en cualquier otro año desde al menos la década de 1970 en EE.UU.

(Con información de AP)