En los últimos años España aportó 14 millones de euros para la atención de la crisis migratoria venezolana.
El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en una imagen de archivo durante una conferencia en Bogotá, Colombia, el 18 de octubre de 2019 (Foto: Reuters/Luisa González)

Las potencias europeas han rechazado el llamado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que se unan a él en el abandono del acuerdo nuclear de 2015 con Irán, el denominado Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), con varios factores que los empujan a tratar de mantener vivo el acuerdo, según dicen los analistas.

Después de que, el viernes, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea mantuvieran una reunión de urgencia en Bruselas para discutir las crecientes tensiones en Medio Oriente, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, afirmó que el bloque de 28 naciones seguirá haciendo todo lo posible para salvar el acuerdo. Según el documento, las potencias mundiales le ofrecieron a Irán un alivio de las sanciones internacionales a cambio de los límites de su programa nuclear.

Trump había pedido a los tres países que firmaron el Plan de Acción Integral Conjunto, que son Gran Bretaña, Francia y Alemania, todos aliados tradicionales de Estados Unidos, que se “separen” del acuerdo. Lo hizo en un comunicado que detallaba su respuesta a los ataques con misiles iraníes contra las fuerzas estadounidenses en Irak el día anterior. Irán lanzó los ataques, que no causaron víctimas, en represalia por lo que Estados Unidos llamó una acción en defensa propia y mató al principal general iraní Qassem Soleimani en Bagdad la semana pasada.

La vocera del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, habló sobre los caminos de la diplomacia que deben seguir Estados Unidos e Irán para bajar la tensión en sus relaciones.
Disminuir tensión con Irán pasa por la diplomacia, insiste Departamento de Estado
Disminuir tensión con Irán pasa por la diplomacia, insiste Departamento de Estado

“El muy defectuoso JCPOA expira en breve de todos modos, y le da a Irán un camino claro y rápido hacia la ruptura nuclear (de armas). Ha llegado el momento de que el Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia y China reconozcan esta realidad”, afirmó Trump. Irán siempre ha insistido en que su programa nuclear es para fines pacíficos.

“Queremos salvar este acuerdo si es posible”, indicó Borrell a los periodistas después de presidir las conversaciones de los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea en Bruselas. “Gracias a este acuerdo, Irán no es una potencia nuclear”, agregó.

Mecanismo de resolución de disputas

Borrell también dijo que las potencias de la Unión Europea no habían discutido la activación del mecanismo de resolución de disputas del JCPOA en respuesta a la serie de violaciones de Irán de los límites de este Plan sobre actividades nucleares en los últimos meses o su última amenaza a las restricciones del enriquecimiento de uranio, un proceso que puede ser desviado a la fabricación de bombas nucleares.

Los diplomáticos han advertido que Gran Bretaña, Francia y Alemania podrían activar el mecanismo de disputa del acuerdo si Irán no regresa a su pleno cumplimiento. Tal activación podría conducir a un “retroceso” del Consejo de Seguridad de la ONU de sanciones internacionales contra Irán, una medida que Teherán ha dicho que lo impulsaría a renunciar el acuerdo y poner fin a las restricciones de su programa nuclear.

Un hombre sostiene una foto del difunto general Qassam Soleimani, el 8 de enero de 2020, mientras la gente celebra en las calles de Teherán, Irán, el lanzamiento de misiles a bases iraquíes que albergan soldados estadounidenses.
Expertos no creen que habrá recrudecimiento de tensiones entre EE.UU. e Irán
Expertos no creen que habrá recrudecimiento de tensiones entre EE.UU. e Irán

Trump ha prometido que nunca permitirá que Irán obtenga un arma nuclear y se negó a descartar acciones militares para evitar ese resultado.

Un factor que empuja a las potencias de la Unión Europea a tratar de mantener vivo al JCPOA es el temor de desencadenar un proceso de disputa que conduzca a un retroceso de las sanciones de la ONU y eso podría llevar a Estados Unidos e Irán a una guerra.

“Cualquier conflicto entre Irán y Estados Unidos ocurrirá en las puertas de la Unión Europea, y serán ellos quienes pagarán un precio por eso, en forma de oleadas de refugiados y radicalización que terminarían en las costas europeas”, afirmó Ali Váez, un analista de International Crisis Group, en una entrevista para el servicio persa de la VOA.

Las potencias de la Unión Europea parecen estar esperando que Irán haga el siguiente movimiento en su serie de infracciones del JCPOA.

Teherán aún tiene que decir cuándo y en qué medida expandirá el enriquecimiento de uranio, como amenazó con hacerlo después del asesinato de Soleimani el 3 de enero. Teherán también ha dicho que la Agencia Internacional de Energía Atómica puede seguir monitoreando sus sitios nucleares y que las violaciones del JCPOA son reversibles si las potencias europeas ayudan a la economía iraní a eludir las duras sanciones estadounidenses.

Un hombre sostiene una foto del difunto general Qassam Soleimani, el 8 de enero de 2020, mientras la gente celebra en las calles de Teherán, Irán, el lanzamiento de misiles a bases iraquíes que albergan soldados estadounidenses.
Irán emite señales ambiguas al reducir tensión con EE.UU.
Irán emite señales ambiguas al reducir tensión con EE.UU.

El analista del Instituto Hudson, Michael Doral, dijo a la VOA que Irán tendría que comportarse de manera tan descarada ante cualquier otra violación del JCPOA que generara una reacción violenta para que las potencias de la Unión Europea se sientan obligadas a activar el mecanismo de disputa.

“Creo que los iraníes entienden que no les interesa hacer eso, por lo que calibrarían sus pasos nucleares con mucho cuidado”, dijo.

Mientras las potencias de la Unión Europea esperan que los inspectores de la ONU verifiquen el alcance de las infracciones de Irán al JCPOA antes de decidir su próximo movimiento, Estados Unidos puede no ejercer el mismo grado de paciencia.

Una opinión legal del Departamento de Estado recogida por Associated Press dijo que Estados Unidos tiene una vía legal para exigir un retroceso de las sanciones de la ONU sin esperar a que la comisión conjunta del JCPOA concluya su proceso de disputa. Trump retiró a Estados Unidos del JCPOA en 2018, diciendo que no era lo suficientemente duro para Irán.

Los aliados republicanos de Trump en el Congreso, incluidos los senadores Ted Cruz y Lindsey Graham, lo han instado a invocar el retroceso de sanciones de la ONU en respuesta a la amenaza de Irán de retirarse de los límites del JCPOA al enriquecimiento de uranio. Los funcionarios estadounidenses no han dicho si atenderán ese llamado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirige a la nación en un discurso televisado para anunciar nuevas sanciones contra Irán, el 8 de enero de 2020.
Expertos: Opciones limitadas de Trump para “castigar” a Irán con nuevas sanciones
Expertos: Opciones limitadas de Trump para “castigar” a Irán con nuevas sanciones

Los críticos de Trump han disputado la opinión legal del Departamento de Estado, señalando que Estados Unidos solo puede desencadenar el retroceso de la ONU si participa activamente en el JCPOA y su mecanismo de disputa.

“He hablado con europeos, rusos y chinos. Nadie reconoce esa interpretación que tiene Estados Unidos, por lo que no toman en serio esta amenaza”, agregó.

Las potencias de la Unión Europea también enfrentan poca presión por parte de sus circunscripciones nacionales para alejarse del acuerdo nuclear.

“Esta no es una prioridad para la población europea, hay muchos otros temas que les preocupan mucho más, como el futuro del comercio, la alianza de la OTAN y la tecnología móvil 5G”, dijo Váez.

(Publicado originalmente en el servicio persa de la VOA)