El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo (izq.). se reúne con el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, en Abu Dabi, el lunes 24 de junio de 2019.
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo (izq.). se reúne con el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, en Abu Dabi, el lunes 24 de junio de 2019.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunió el lunes con el influyente príncipe heredero de Abu Dabi para discutir la idea del gobierno de Donald Trump de una mayor seguridad marítima en el Golfo Pérsico, en medio de las crecientes tensiones con Irán.

The Associated Press reporta que se escuchó a Pompeo decirle al príncipe Mohammed bin Zayed el lunes que el plan involucraría a los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y otros 20 países.

Pompeo, en presencia de reporteros que viajaban con él, le dijo al príncipe que el plan dependería de los aliados regionales "para participar" con sus "militares".

Añadió que Trump "está interesado en compartir de modo que Estados Unidos no tenga que soportar el costo".

Pocos detalles concretos han surgido sobre el plan.  El secretario Pompeo tuiteó sobre su reunión con el príncipe heredero de Abu Dabi. 

"Gran discusión hoy con H.H. Sheikh Mohammed bin Zayed Al Nahyan en Abu Dhabi sobre la necesidad de promover la libertad de navegación en el Estrecho de Ormuz y de trabajar juntos para contrarrestar la actividad maligna de Irán", escribió.

​​Pompeo, que antes estuvo en Arabia Saudí, está visitando a los aliados del Golfo Pérsico para discutir la construcción de una coalición global para contrarrestar a Irán.

Reunión productiva en Arabia Saudí

Mientras estuvo en Arabia Saudí anteriormente, Pompeo tuiteó que había tenido una "reunión productiva" con el monarca saudí y discutió "las tensiones en la región y la necesidad de promover la seguridad marítima" en el Estrecho de Ormuz.

La agenda de Pompeo incluyó una reunión con el rey saudí Salman y el príncipe heredero Mohammed bin Salman en la ciudad saudí de Jiddah, antes de dirigirse a Abu Dhabi, los Emiratos Árabes Unidos.
Pompeo se reúne con el rey y el príncipe heredero de Arabia Saudí
Pompeo se reúne con el rey y el príncipe heredero de Arabia Saudí

​​Pompeo, considerado un político de línea dura en Washington, se refirió a Irán como "el mayor patrocinador estatal de terror del mundo" antes de embarcarse en un viaje hacia India, Japón y Corea del Sur al que apresuradamente le agregaron escalas en el Medio Oriente.

Dijo que hablaría con líderes en Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos "sobre cómo asegurarnos de que todos estamos alineados estratégicamente, y cómo podemos construir una coalición global ... no solo en todos los estados del Golfo, sino en Asia. y en Europa", que está preparado para hacer retroceder a Irán.

Pero Alemania, Francia y Gran Bretaña, así como Rusia y China, siguen siendo parte del acuerdo nuclear que levantó las sanciones a Irán a cambio de establecer límites en sus niveles de enriquecimiento de uranio. Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo el año pasado.

Alemania, Gran Bretaña y Francia han enviado emisarios a Teherán recientemente, lo que indica que siguen comprometidos con la diplomacia y el diálogo, y advirtieron contra movimientos que puedan llevar a un conflicto entre los Estados Unidos e Irán.

Berlín, trata de salvar el acuerdo nuclear y no parece muy animado sobre la idea de una coalición global contra Irán como propone EE.UU. Los medios alemanes trazaron paralelismos entre la conversación de Pompeo sobre una coalición y la "coalición de los dispuestos" contraIrak durante el gobierno del presidente George W. Bush en 2003, a la que Alemania y Francia se opusieron.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, Christofer Burger, dijo que su país había "tomado nota a través de los medios de comunicación" de los comentarios de Pompeo y que "el objetivo principal de Alemania es y sigue siendo una reducción de la grave situación".

El lunes, Trump tuiteó que China y Japón dependen de la seguridad de las vías navegables del Golfo Pérsico para la mayor parte de sus importaciones de petróleo, y preguntó por qué Estados Unidos está protegiendo las rutas de navegación para otros países "a cambio de una compensación cero".

"Todos estos países deberían proteger sus propios barcos en lo que siempre ha sido un viaje peligroso". Dijo que Estados Unidos no "necesita estar allí" porque produce gran parte de sus propias necesidades energéticas.

Brian Hook, el enviado especial de Estados Unidos para Irán, dijo que una opción podría ser "mejorar" una fuerza marítima multinacional existente de unos 30 países que actualmente luchan contra el tráfico de drogas y armas en la región.

Alternativamente, dijo que las naciones aliadas con intereses comerciales en la región rica en petróleo podrían lanzar una nueva iniciativa de seguridad marítima.

Otra opción podría ser barcos militares que patrullan las aguas del Golfo y que estén equipados con equipos de vigilancia para vigilar a Irán.

El estrecho estrecho de Ormuz, que se encuentra entre Irán y Omán y se abre al Golfo Pérsico, es de suma importancia para los importadores asiáticos de petróleo. Se estima que entre 18 y 20 millones de barriles de petróleo, gran parte en crudo, pasan a través del estrecho todos los días.

Irán no al diálogo bajo amenazas

En Nueva York, el embajador iraní ante la ONU calificó la situación actual de "muy peligrosa" y dijo que Estados Unidos debería reducir las tensiones deteniendo "su aventura militar" en la región, retirando su "armada naval" y alejándose de la "guerra económica contra el pueblo iraní".

"Majid Takht Ravanchi dijo que la decisión del gobierno de Trump de imponer nuevas sanciones el lunes a la República Islámica es otro indicio de la hostilidad de Estados Unidos contra el pueblo iraní y sus líderes.

El diplomático iraní habló con los periodistas mientras el Consejo de Seguridad de Estados Unidos celebraba consultas cerradas sobre las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán.

Ravanchi señaló que las conversaciones entre Estados Unidos e Irán son imposibles bajo las condiciones actuales, y agregó que "no se puede iniciar un diálogo con alguien que está amenazando, que te está intimidando".

Por su parte, el embajador interino de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Jonathan Cohen, dijo el lunes al Consejo de Seguridad de Estados Unidos que la política de Washington sobre Irán "sigue siendo un esfuerzo económico y diplomático para que Irán vuelva a la mesa de negociaciones".

Cohen habló con los periodistas después de la sesión del Consejo a puerta cerrada solicitada por Estados Unidos. También agregó que le dijo al consejo de 15 miembros que la evidencia de Estados Unidos mostró que Irán tenía la culpa de los ataques a los petroleros comerciales en la región del Golfo en mayo y junio y pidió al mundo que le dijera a Irán que es "inaceptable".