“Queremos mucho volver a nuestra embajada (…) solo podemos hacerlos cuando las condiciones sean adecuadas”, dijo el miércoles 29 de abril de 2020 el secretario de Estado, Mike Pompeo.
“Queremos mucho volver a nuestra embajada (…) solo podemos hacerlos cuando las condiciones sean adecuadas”, dijo el miércoles 29 de abril de 2020 el secretario de Estado, Mike Pompeo.

WASHINGTON D.C. - El secretario de Estado explicó en una videoconferencia que encargó a su equipo preparar los planes para restablecer la presencia diplomática en Venezuela.

Estados Unidos está alistando sus planes para reabrir su embajada en Venezuela, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo el miércoles en una teleconferencia.

El secretario de Estado explicó que encargó a su equipo la semana pasada preparar los planes para restablecer la presencia diplomática en Venezuela para asegurarse de que “cuando el día llegue” de una transición en el país, los venezolanos “sepan que los estadounidenses estamos con ellos”.

“Queremos mucho volver a nuestra embajada (…) solo podemos hacerlo cuando las condiciones sean adecuadas”, aclaró Pompeo.

Todo el personal diplomático estadounidense en Venezuela salió del país a mediados de marzo, en medio del fin de las relaciones diplomáticas con el gobierno en disputa de Nicolás Maduro y el apoyo norteamericano al presidente interino, Juan Guaidó. 

Sobre posibles acercamientos entre EE.UU. o representantes de Guaidó con funcionarios de Maduro, el enviado especial del Departamento de Estado para Venezuela, Elliott Abrams, dijo en la llamada a los periodistas que “no ha sido posible llegar a una negociación seria con el régimen”.

El presidente interino negó la semana pasada eventuales negociaciones secretas con el gobierno en disputa, después de que la agencia Reuters reportara que colaboradores de Maduro y Guaidó iniciaron “acercamientos” para destrabar la crisis política interna y evitar así un mayor impacto de la COVID-19 en el país.

Abrams señaló que no se ha podido llegar a negociar con funcionarios del gobierno en disputa porque “ellos no están dispuestos a tener discusiones serias sobre la renuncia de Maduro y el regreso de la democracia a Venezuela”.

Hace poco menos de un mes, el gobierno de EE.UU. propuso un plan para lograr una transición de poder en Venezuela, que pasa por un Consejo de Estado formado por representantes de la oposición, del partido oficialista (PSUV) y un miembro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

"Contamos con el ejército venezolano, muchos de los cuales sé que quieren ser parte de una Venezuela democrática rejuvenecida”, aseguró Pompeo.

El secretario de Estado también acusó al gobierno de Maduro de trastornar los esfuerzos de EE.UU. por enviar ayuda humanitarian a Venezuela. “Estamos preocupados por los esfuerzos del régimen de Maduro por perturbar nuestras actividades” en el país suramericano, dijo Pompeo.

El martes, después de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Venezuela, Maduro dijo estar dispuesto a recibir ayuda humanitaria de cualquier país —en referencia a EE.UU.— siempre que sea por medio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).