Agentes fronterizos realizan una patrulla, el 5 de abril de 2019, junto a un segmento del muro fronterizo con México situado en el estado de California
Frenar la migración irregular ha sido clave en la agenda de la Administración Trump.

WASHINGTON D.C. - El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, autorizó el despliegue de más de 4.000 militares en la frontera con México en respuesta a una solicitud de asistencia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés). informaron fuentes oficiales.

El Departamento de Defensa confirmó la decisión en un comunicado enviado el jueves a la Voz de América, en el que se detalla que este nuevo despliegue en la frontera sur comenzará en octubre y se especifica que la operación está contemplada en el presupuesto del año fiscal 2021, que entra en vigor ese mismo mes.

"El Secretario Esper aprobó una solicitud de asistencia del Departamento de Seguridad Nacional y autorizó el despliegue de hasta 4.000 empleados del Departamento de Defensa a la frontera sur”, explicó el teniente coronel del Ejército Christian Mitchell en el despacho. .

Las tropas, que “apoyarán” la labor de los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), ejercerán funciones de  “detección, monitoreo, logística y transporte” pero no arrestos, especificó el vocero.

Oficiales de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos devuelven a un grupo de migrantes de regreso al lado mexicano de la frontera mientras los funcionarios de inmigración mexicanos revisan la lista, en Nuevo Laredo.
Pentágono investiga legalidad de soldados en frontera sur
Pentágono investiga legalidad de soldados en frontera sur

El Pentágono recurrirá "principalmente" a reservistas de la Guardia Nacional, acotó Michell.

En estos momentos, el Departamento de Defensa tiene desplegados a 2.600 soldados regulares y 2.450 reservistas en la frontera sur.

No se trata de la primera vez durante el gobierno del presidente Donald Trump que las tropas son desplegadas en esta zona para apoyar la labor de las agencias de control fronterizo.

Las más recientes operaciones tuvieron lugar en marzo y abril de este año.

A principios de marzo, el gobierno envió 160 soldados a dos puertos de entrada en la frontera sur antes de que la Corte Suprema tomara una decisión sobre la legalidad de la política de permanecer en México (conocida en inglés como MPP), que impedía a los solicitantes de asilo en la frontera esperar en territorio estadounidense a que su caso fuera reciente.

En abril, durante uno de los picos por contagios de coronavirus en EE.UU. -que se rebasó este miércoles-, el gobierno envió tropas al sur del país para reforzar el cierre de fronteras.