El destructor USS Kidd de la Armada de Estados Unidos navegando el océano Pacífico, el 18 de mayo de 2011. (Mass Communication Specialist Seaman Apprentice Carla Ocampo/U.S. Navy via AP)
El destructor USS Kidd de la Armada de Estados Unidos navegando el océano Pacífico, el 18 de mayo de 2011. (Mass Communication Specialist Seaman Apprentice Carla Ocampo/U.S. Navy via AP)

El destructor USS Kidd navegaba por el Golfo de México cuando uno de sus marineros presentó síntomas de COVID-19. La Armada informó el viernes que envió de inmediato un equipo médico especializado para realizar pruebas a toda la tripulación del buque.

Casi 50 tripulantes del destructor Kidd, de la Armada de Estados Unidos dieron positivo a la COVID-19, se informó este lunes en un blog oficial.

"A partir de hoy, el 45% de los miembros de la tripulación del USS Kidd (DDG 100) han sido examinados para la COVID-19, con 47 resultados positivos totales, dice el Navy Live, el blog oficial de la rama del servicio:

"Dos marineros han sido evacuados médicamente a Estados Unidos. 15 marineros han sido transferidos a la isla USS Makin (LHD 8) para su monitoreo debido a síntomas persistentes. Ninguno está en la UCI [unidad de cuidados intensivos] o en los ventiladores. Los marineros a bordo del Kidd llevan máscaras de PPE [equipo de protección personal] y N95 ", agrega la información.

Es el segundo brote reportado de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, a bordo de un buque de la Armada en el mar. 

Hasta el momento se ha informado de casos a bordo del portaaviones nuclear estadounidense Theodore Roosevelt, donde un marinero murió a causa de complicaciones de coronavirus a principios de este mes.

Según el portal de NPR, la radio nacional pública de Estados Unidos, la Armada también informa que las pruebas iniciales de COVID-19 de los marineros del Roosevelt ahora están completas, agregando que hay 955 casos activos, junto con 14 casos recuperados.

El pasado viernes (24 de abril), el Pentágono dio a conocer que un marinero del USS Kidd había sido trasladado a un centro médico en San Antonio, Tejas con síntomas del coronavirus. El tripulante dio positivo a una prueba de COVID-19 posteriormente.

El vocero del Pentágono, Jonathan Hoffman, anunció ese momento que otros tripulantes del destructor, que navegaba por el Golfo de México, también dieron positivo a la enfermedad y que el buque se dirigía a puerto para ser sometido a limpieza y para que los marineros reciban tratamiento.