El presidente de EE.UU., Barack Obama, sostuvo que el programa de vigilancia debe ser reestructurado, y propuso cuatro nuevas medidas para lograrlo.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, sostuvo que el programa de vigilancia debe ser reestructurado, y propuso cuatro nuevas medidas para lograrlo.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que no considera que Snowden, asilado en Rusia, hiciera un favor al país. También anunció nuevas medidas para garantizar un programa de vigilancia transparente.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció una serie de reformas para mejorar el equilibrio entre seguridad y el respeto a los derechos civiles, a la luz de los polémicos programas de espionaje revelados por ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden, asilado en Rusia.

"No boicotearemos las Olimpiadas"
"No boicotearemos las Olimpiadas"

​​
Las medidas, dijo Obama, son para "aumentar la transparencia" de los programas gubernamentales de vigilancia de las comunicaciones, lo cuales, insistió una vez más, se ajustan a la ley.

Sin embargo, sostuvo que Snowden pudo haber buscado otros caminos para denunciar lo que él creía era un abuso del sistema de seguridad hacia los ciudadanos comunes.

“Si él cree que lo que hizo fue realmente correcto, entonces puede venir aquí, tener un abogado, explicarlo en corte y defenderse”, dijo Obama. “Había otros caminos que él pudo tomar para cuestionar al gobierno”, continuó.

Entre las medidas Obama solicitó al Congreso federal que reforme la Ley Patriota sobre datos telefónicos. Otra medida fue trabajar también con el Congreso para aumentar la transparencia de la corte encargada de supervisar la aplicación de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (conocida como Fisa), que regula el espionaje en el exterior.

“Trabajaré con el Congreso para hablar sobre el programa de monitoreo llamadas telefónicas (con el objetivo de) evitar abusos”, dijo Obama, aunque insistió en que no cree que en este momento se estén cometiendo este tipo de violaciones.

No obstante, el presidente estadounidense reconoció que las revelaciones de Snowden aceleraron las conversaciones sobre este tema.

“No hay duda que las revelaciones de Snowden espolearon una respuesta más rápida y apasionada de la que hubiese ocurrido si simplemente yo nombró esta comisión de revisión, y trabajo con el Congreso, para revisar estos asuntos. Hubiese sido menos emocionante, no hubiese generado tanta prensa. Pero yo creo que hubiésemos llegado al mismo lugar y sin poner en riesgo nuestra seguridad”, sostuvo Obama.

En reacción a la conferencia de prensa, Brendan Buck, portavoz del líder de mayoría republicana en el Congreso John Boehner, dijo que la Casa Blanca debe cerciorarse de que las reformas no comprometan los programas de protección contra el terrorismo. Buck dijo que “Nuestra prioridad es salvar vidas.”