La tensión en la península coreana ha crecido en la medida en que Corea del Norte continúa lanzando misiles balísticos en respuesta a la posición de su vecino del sur y de EE.UU.
Durante su improvisada tercera cumbre en la zona desmilitarizada el domingo, Donald Trump y Kim Jong Un reafirmaron su amistad y acordaron reanudar las conversaciones nucleares.

La reciente cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte en la frontera entre las coreas marcó el final de las hostilidades mutuas entre los dos países, señaló el martes el presidente de Corea del Sur. Muchos expertos, sin embargo, son escépticos y sostienen que fue solo un momento televisivo carente de contenido.

Durante su improvisada tercera cumbre en la zona desmilitarizada el domingo, Donald Trump y Kim Jong Un reafirmaron su amistad y acordaron reanudar las conversaciones nucleares. El breve paso de Trump al otro lado de la frontera lo convirtió en el primer presidente estadounidense en activo en pisar territorio norcoreano. Pero ninguna de las partes indicó que estén más cerca de solucionar las diferencias que hicieron fracasar su anterior reunión.

El presidente de EE.UU. Donald Trump llega a la base aérea de Osan, en Corea del Sur, para visitar a fuerzas estadounidenses allí desplegadas. Domingo 30 de junio de 2019. (AP Photo/Susan Walsh)
Trump regresa a Washington tras hacer historia en Corea del Norte
Trump regresa a Washington tras hacer historia en Corea del Norte

​​

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, dijo durante una reunión de su gobierno que el encuentro en la zona desmilitarizada supone que los dos países declararon “el final de las relaciones hostiles” y el “inicio de una era de paz”.

Moon, que habló brevemente con Trump y Kim en la aldea de Panmunjom antes de que los dos líderes se sentaran en una reunión a dos bandas, describió la cumbre como “histórica”. Además, calificó el encuentro de “fruto de una sorprendente imaginación” y añadió que se organizó tras la oferta “sin precedentes” realizada por Trump en la víspera a través de Twitter y de la “valiente” decisión de Kim de aceptarla.

Moon, un progresista que asumió el cargo en 2017, ha presionado mucho para establecer una relación diplomática entre Washington y Pyongyang que ayude a alcanzar un acuerdo pacífico a la crisis nuclear norcoreana. El año pasado se reunió con Kim en tres ocasiones, las dos primeras en Panmunjom, la misma aldea de la zona desmilitarizada del domingo.

Al inicio de la cumbre, Trump cruzó los bloques de concreto que señalan la línea de demarcación militar en Panmunjom luego de que Kim le dijo que se convertiría en el primer presidente estadounidense en entrar a Corea del Norte si lo hacía. Tras caminar juntos varios metros (pies) hacia el norte, regresaron hacia el sur para una reunión que duró alrededor de 50 minutos.

Trump dijo que estaba “orgulloso” de haber cruzado la frontera y dio las gracias a Kim por presentarse a la reunión. Kim señaló que en un primer momento se quedó “muy sorprendido” por el tuit publicado el sábado por Trump en el que proponía un encuentro en la zona desmilitarizada, y apuntó que no podría haber ocurrido si no mantuviesen una “gran amistad”.

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer aseguró que "los dictadores paracen ser elevados y las personas que creen en la democracia no".
Demócratas escépticos ante reunión de Trump y Kim
Demócratas escépticos ante reunión de Trump y Kim

​​