El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador durante conferencia de prensa en Oaxaca, el 18 de octubre de 2019. REUTERS/Jorge Luis Plata
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo este 27 de noviembre de 2019 que no quería entrar en una “confrontación política” con el gobierno de Estados Unidos.

México no recibió con mucho entusiasmo los planes del presidente estadounidense, Donald Trump, de designar a los carteles de la droga mexicanos como grupos terroristas.

Trump puso a la defensiva al gobierno de México con su declaración y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se expresó el miércoles en su rueda de prensa diaria en contra de la intervención de Estados Unidos en su país, pero no quiso ahondar en el tema.

Sin embargo, su canciller Marcelo Ebrard dijo más tarde en su cuenta de Twitter que ya estaba en comunicación con el gobierno estadounidensey que se defendería la soberanía del país.

López Obrador declaró que no quería entrar en una “confrontación política” con el gobierno de Estados Unidos en la víspera de su Día de Acción de Gracias.

"No quiero polemizar (...) sólo decir: cooperación sí, intervencionismo no", dijo López Obrador.

Trump anunció sus planes en una entrevista divulgada el martes con el expresentador de Fox News Bill O´Reilly.

"Serán designados (...) He estado trabajando en eso durante los últimos 90 días. Saben, la designación no es tan fácil, se tiene que pasar por un proceso y estamos bien metidos en ese proceso", dijo Trump.

Trump señaló a O´Reilly que Estados Unidos pierde “100.000 personas al año con lo que sucede y con lo que llega a través de México”.

“Y (los carteles) tienen dinero ilimitado, las personas, los cárteles, porque tienen mucho dinero, porque es dinero de las drogas y dinero de tráfico humano”.

Cuando un grupo es designado como terrorista, las leyes estadounidenses consideran ilegal que las personas en Estados Unidos le ofrezcan ayuda y sus miembros no pueden entrar en el país y pueden ser deportados.

Las instituciones financieras que se percatan de que tienen fondos conectados con el grupo deben bloquearlos y alertar al Departamento del Tesoro.

También el presidente de Estados Unidos puede hacer uso de la fuerza militar para interrumpir, desmantelar y destruir la infraestructura utilizada por una “organización terrorista", incluidas las instalaciones de entrenamiento en el extranjero y los refugios seguros.

Las autoridades sospechan que hombres armados de un cártel mexicano mataron a tiros a principios de noviembre a nueve mujeres y niños estadounidenses en el norte de México cuando viajaban en sus vehículos a visitar a familiares.

Tras el ataque, Trump tuiteó que “es hora de que México, con ayuda de Estados Unidos, emprenda una guerra contra los cárteles de la droga y los elimine de la faz de la Tierra”.