La justicia iraní anunció el martes varias detenciones por el derribo accidental de un avión ucraniano de pasajeros. Las 176 personas que iban a bordo murieron poco después de despegar de Teherán. Foto AP.
La justicia iraní anunció el martes varias detenciones por el derribo accidental de un avión ucraniano de pasajeros. Las 176 personas que iban a bordo murieron poco después de despegar de Teherán. Foto AP.

La justicia iraní anunció el martes varias detenciones por el derribo accidental de un avión ucraniano de pasajeros. Las 176 personas que iban a bordo murieron poco después de despegar de Teherán.

El derribo del vuelo 752 de Ukraine International Airlines, ha desembocado en uno de los mayores desafíos públicos a los dirigentes religiosos de Irán desde que llegaran al poder tras la Revolución Islámica de 1979.

Después de días de negar su responsabilidad, Irán acabó por reconocer el sábado que había derribado el avión durante un estado de alerta máxima, horas después de haber disparado varios misiles contra objetivos estadounidenses en Irak como represalia por el asesinato del más alto mando militar de Irán.

La noticia llegó en medio de un brote de indignación y protestas en los últimos días de iraníes indignados por los aparentes intentos de altos cargos del gobierno por ocultar la causa del siniestro.

Los manifestantes, con los estudiantes a la cabeza, han salido a las calles para protestar desde el sábado contra el poder establecido, habiéndose encontrado en varias ocasiones con una violenta represión policial.

Imágenes de video difundidas desde Irán han mostrado personas heridas, charcos de sangre en las calles y el sonido de disparos. La magnitud de los disturbios es difícil de evaluar debido a las restricciones impuestas a los medios de comunicación independientes.

Miles de personas han salido a protestar contra la negligencia del gobierno iraní.

Por su parte, el portavoz judicial Gholamhossein Esmaili en declaraciones citadas por medios iraníes, dijo  que “Se han realizado extensas investigaciones y algunas personas están arrestadas”. El vocero no aclaró cuántas personas habían sido detenidas ni las identificó.

También, el presidente del país pidió la formación de un tribunal especial para investigar el suceso.

“La judicatura debería formar una corte especial con un juez de alta categoría y docenas de expertos”, dijo el presidente, Hasán Ruhani, en un mensaje televisado el martes. “Este no es un caso corriente. Todo el mundo estará mirando a esta corte”.

Ruhani describió el suceso como un error “doloroso e imperdonable” y prometió que su gobierno investigaría el caso “por todos los medios”.

“La responsabilidad recae en más de una persona”, dijo, añadiendo que los que fueran declarados culpables “deben ser castigados”.

“Hay otros también, y quiero que este asunto se exprese con franqueza”, dijo sin dar más detalles.

Aunque mencionó errores y negligencia, también reiteró la posición del gobierno de que en definitiva, la tragedia derivó de la agresión estadounidense.

“Fue Estados Unidos quien produjo un entorno agitado. Fue Estados Unidos quien creó una situación inusual. Fue Estados Unidos quien amenazó y nos arrebató a nuestro querido (Soleimani)”, dijo.

Elsa Cardozo, analista de temas internacionales, opina que la actuación de los altos dirigentes del PSUV es un gesto equivocado no solo ante Estados Unidos, sino ante el mundo.
¿Cuáles son las justificaciones para el ataque de EE.UU. que mató a Soleimani?
¿Cuáles son las justificaciones para el ataque de EE.UU. que mató a Soleimani?

Ruhani dijo que admitir que las fuerzas iraníes habían derribado el avión fue el “primer buen paso”.

Expertos iraníes recuperaron la grabadora de vuelo de la aeronave, conocida como caja negra, y la enviaron a Francia para su análisis, añadió el presidente.

El avión, que volaba hacia Kiev, la capital de Ucrania, llevaba a 167 pasajeros y nueve tripulantes de varios países, incluidos 82 iraníes y 57 canadienses y 11 ucranianos, según las autoridades. Había varios niños entre los pasajeros, incluido un bebé.

El general Amir Ali Hajizadeh, responsable de la división aeroespacial de la Guardia, dijo durante el fin de semana que su unidad asumía toda la responsabilidad por los sucedido. Cuando supo que se había derribado el avión, dijo, “Deseé estar muerto”.