Palm trees sway in the wind as Hurricane Sally approaches in Gulf Shores, Alabama, U.S., September 15, 2020.  REUTERS/Jonathan…
Las palmeras se mecen con el viento mientras se acerca el huracán Sally en Gulf Shores, Alabama, EE.UU., 15 de septiembre de 2020.

El huracán Sally, una tormenta que avanza lento con vientos de 137 kilómetros por hora (85 millas), se acercaba el martes temprano a la costa estadounidense del Golfo de México amenazando con desatar marejadas ciclónicas, inundaciones repentinas y tornados.e

Las advertencias de huracán se extendieron desde Grand Isle, Louisiana, hasta Navarre, Florida, pero los meteorólogos, aunque enfatizaron una incertidumbre “significativa”, prevén una trayectoria hacia el este, lo que alivió los temores en Nueva Orleans, que alguna vez estuvo en la mira de Sally.

Con la trayectoria actual, se pronostica que la tormenta llegará a tierra cerca de la línea estatal de Alabama-Mississippi el martes por la noche o el miércoles temprano.

Los meteorólogos dijeron que Sally podría provocar lluvias torrenciales desde Mississippi hasta las Carolinas esta semana después de que la tormenta toque tierra en la costa estadounidense del Golfo de México.

El Servicio Meteorológico Nacional informó el martes que después de que la tormenta toque tierra el miércoles, es probable que llueva de 10 a 20 centímetros (4 a 8 pulgadas) en partes de Mississippi, Alabama, Georgia y las Carolinas.

Se esperan inundaciones significativas y desbordes de ríos hasta el final de la semana, y las lluvias podrían alcanzar hasta 30 centímetros (12 pulgadas).

Nikita Pero de Gulfport, Mississippi, camina con su hijo Vinny Pero, de 2 años, en la playa a lo largo del Golfo de México en Biloxi, Mississippi., el lunes 14 de septiembre de 2020.

Stacy Stewart, especialista del Centro Nacional de Huracanes, expresó el martes que la gente debería seguir tomándose la tormenta en serio ya que se esperan lluvias “devastadoras” en grandes áreas. Las personas podrían ahogarse en las inundaciones, dijo.

“Esta será una inundación histórica junto con lluvias históricas”, manifestó Stewart. “Si la gente vive cerca de ríos, arroyos y riachuelos, deben evacuar e ir a otro lugar”.

Se esperan marejadas ciclónicas e inundaciones repentinas que amenazan la vida a lo largo de la costa norte del Golfo de México, donde algunas áreas podrían ver más de 51 centímetros de lluvia, 20 pulgadas.

Misisipi y Louisiana emitieron órdenes de evacuación obligatorias a los residentes de las zonas bajas. El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, pidió que el gobierno federal declare zona de desastre y aconsejó a las personas que huyan ante el paso de Sally.

La Guardia Costera estaba limitando el tráfico desde el puerto de Nueva Orleans, mientras que las compañías de energía disminuían o cortaban la producción de refinerías y se apresuraban a sacar a los trabajadores de las plataformas de producción de petróleo y gas en alta mar.

El alcalde de Mobile, Alabama, Sandy Stimpson, advirtió a los residentes que esperaba una "enorme cantidad de inundaciones" y dijo que la ciudad estaba bloqueando las intersecciones que probablemente sufrirían inundaciones.