Archivo - El entonces director interino del FBI Andrew McCabe durante una audiencia en la Comisión de Intelignecia del Senado el 7 de junio de 2017.
Archivo - El entonces director interino del FBI Andrew McCabe durante una audiencia en la Comisión de Intelignecia del Senado el 7 de junio de 2017.

Andrew McCabe, exdirector interino del FBI, dijo que hace dos años, los principales funcionarios de las fuerzas del orden de Estados Unidos consideraron invocar una enmienda constitucional para destituir al presidente Donald Trump de su cargo después de que despidiera al director del FBI, James Comey.

En ese momento, Comey encabezaba la investigación de la agencia sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

McCabe, quien después fue despedido del FBI, dijo en una entrevista en el programa "60 Minutes" de CBS que se emitió el jueves por la mañana que los funcionarios en mayo de 2017 discutieron si invocar disposiciones de la 25ta Enmienda, que permite a un vicepresidente y una mayoría de los 15 miembros del gabinete declarar a un presidente incapaz de manejar los deberes de la presidencia, convirtiendo al vicepresidente en el presidente en funciones.

Los funcionarios finalmente no se movieron para expulsar a Trump. Pero McCabe, entonces el oficial número 2 en la Oficina Federal de Investigaciones, dijo que poco después de hablar de los despidos de Comey con Trump, le ordenó a la oficina iniciar una investigación de obstrucción de la justicia de Trump y una investigación de contrainteligencia que involucraba al presidente y sus vínculos a Rusia.

Poco después de la entrevista con McCabe, Trump lo llamó "una desgracia para el FBI y una desgracia para nuestro país".

​En Twitter, Trump recordó su elección de 2016 contra la demócrata Hillary Clinton y dijo que "el deshonrado director interino del FBI, Andrew McCabe, pretende ser un 'pequeño y pobre ángel' cuando en realidad era una gran parte del escándalo de la deshonesta Hillary y la farsa rusa, una marioneta para el filtrador James Comey".

​​En la entrevista, McCabe dijo que inició las investigaciones para asegurarse de que estuvieran firmemente implantados en caso de que fuera expulsado.

"Estaba muy preocupado de poder poner el caso de Rusia en un terreno absolutamente sólido, de manera indeleble", dijo McCabe al entrevistador de CBS, Scott Pelley. "De que fuera removido rápidamente o reasignado o despedido, ese caso no podría cerrarse o desaparecer sin dejar rastro”.

McCabe agregó que "quería asegurarme de que nuestro caso estuviera en un terreno sólido, y si alguien entraba detrás de mí y lo cerraba e intentaba alejarse de él, no podrían hacerlo sin crear un registro de por qué tomó esa decisión".

McCabe confirmó los informes de hace meses que Rod Rosenstein, el fiscal general adjunto que designó a Robert Mueller como asesor especial para investigar la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, consideró interferir electrónicamente las reuniones con Trump para documentar sus conversaciones.

Una declaración del Departamento de Justicia sostuvo que Rosenstein hizo la oferta sarcásticamente, pero McCabe dijo que la sugerencia se tomó en serio en ese momento y se discutió más de una vez.

En marzo del año pasado, el entonces fiscal general Jeff Sessions despidió a McCabe poco antes de la jubilación programada de McCabe para negarle los beneficios de jubilación.

Dos semanas después, el Departamento de Justicia dijo que McCabe fue despedido por autorizar a un asistente para hablar con The Wall Street Journal sobre la investigación del FBI en relación a la fundación de caridad encabezada por Bill y Hillary Clinton, y "carecía de franqueza" al discutirlo con los funcionarios de Justicia.

Trump, en sus frecuentes comentarios en Twitter acerca de la investigación de Mueller, a menudo ha atacado a McCabe y ha hecho comentarios despectivos sobre Comey.