Cientos de alumnos de posgrado durante la orientación para alumnos internacionales de Rise University
Cientos de alumnos de posgrado durante la orientación para alumnos internacionales de Rise University

Estados Unidos sigue atrayendo números récord de alumnos internacionales, pero el impacto del precio de la matrícula universitaria y la retórica política negativa están ralentizado el alto porcentaje de aplicaciones vistas en la última década.

EE.UU. sigue siendo el principal destino del mundo para más de 1 millón de estudiantes extranjeros - ya que alberga a más del doble que el Reino Unido, el siguiente país -. Sin embargo, 1,5 por ciento más de estudiantes entraron a universidades en EE.UU. el año pasado, la tasa de nuevas inscripciones (específicamente, de estudiantes de pregrado) disminuyó en un 6,6 por ciento, una tendencia vista por primera vez el año anterior, según el informe anual del Instituto de Educación Internacional (IIE).

"Estas relaciones son fundamentales en un mercado competitivo", dijo Marie Royce, secretaria de Estado adjunta para Asuntos Educativos y Culturales en el Departamento de Estado, aportando 42 mil millones de dólares y 450.000 empleos a la economía de EE.UU.

No obstante, los costos de matrícula (que oscilan entre 20,000 dólares al año para las instituciones públicas y más de 70.000 dólares para las universidades privadas de élite) hacen que el país se vea menos atractivos ante los estudiantes internacionales, a medida que aumenta la competencia global, dijeron los educadores.

El 65 por ciento de los estudiantes extranjeros dependen de "fuentes de financiamiento internacional", dijo la portavoz del IIE Catherine Morris, "con más de la mitad de todos los estudiantes (59 por ciento) financiados a través de su propio dinero personal y familiar".

Entre los estudiantes de pregrado, el 82 por ciento dependen de fondos personales y familiares. La mayoría no son elegibles para recibir ayuda financiera en las escuelas de EE.UU.

En los últimos 30 años, dijo Rajika Bhandari, asesora principal de investigación y estrategia de IIE, los costos aumentaron un 213 por ciento en las instituciones públicas y un 130 por ciento en las instituciones privadas de Estados Unidos.

Estudiantes caminan en el campus de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, Michigan, el 19 de septiembre del 2018

​​Los países extranjeros han tomado nota y están atrayendo a estudiantes con matrículas mucho más baratas y vías hacia la residencia permanente o la ciudadanía.

"Hay países realmente competitivos. Solía ser Gran Bretaña o Estados Unidos ", dijo Allan Goodman, presidente del IIE y exdecano ejecutivo de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown. “Los gobiernos, como parte de su política internacional, quieren más estudiantes de fuera. Estados Unidos tiene una competencia real ".

"[Por ejemplo] Canadá", dijo Moninder 'Holly' Singh, director del Centro de Estudiantes y Académicos Internacionales de la Universidad Estatal de Arizona, "hicieron un trabajo increíble en quitarnos el mercado. No parece obvio en EE.UU. ... Están creando vías más simples que las nuestras ".

Una vez que un estudiante internacional se gradúa en Canadá, puede obtener la residencia permanente después de trabajar durante un año. "Aquí", dijo Singh, "tenemos personas de China e India que podrían estar aquí 15 años antes de poder obtenerla".

Los caminos hacia la ciudadanía son importantes para los estudiantes internacionales cuyos países de origen no han alcanzado la misma calidad de vida y excelencia en la educación. Muchos estudiantes, los mejores y más brillantes inmigrantes de sus países, quieren trabajar en Estados Unidos antes de regresar a casa. O quieren permanecer en EE.UU., donde la libertad, la excelencia y la innovación han sido características de la economía.

Casi la mitad de todos los estudiantes internacionales, son de China e India, 363.341 y 196.271, respectivamente. Una corrección monetaria en la India hace dos años eliminó las fuentes de financiamiento de muchos alumnos que esperan ir a EE.UU. Los estudiantes chinos, que dominan la población de estudiantes internacionales, reportan un creciente descontento con el pago de la matrícula completa en comparación con los estudiantes nacionales que están subsidiados.

"El modelo financiero actual para la educación superior no es sostenible", dijo Lynn Pasquerella, presidenta de la Asociación de Colegios y Universidades Americanas. "No podemos aumentar las matrículas y tenemos crecientes deudas de préstamos" para estudiantes internacionales o nacionales.

El informe 'Puertas Abiertas' es "realmente un llamado urgente para que los colegios y universidades tomen una visión integral de la manera en que impartimos educación", dijo Pasquerella de AACU. “Me preocupa que algunas instituciones se basen en modelos antiguos y que estén tan orientadas en la matrícula y que tengamos que buscar fuentes alternativas de ingresos. Nos exige ser innovadores ”.

Retórica política

Además de los costos, los estudiantes internacionales y sus familias dicen a los educadores que se sienten intimidados por la retórica política, se sienten incómodos y se preguntan si Estados Unidos es un lugar amigable y seguro para estudiar. Las políticas de inmigración de la administración Trump han limitado las visas de estudiante y cómo son administradas.

"Nos acostumbramos a tener una ventaja sobre otros países y a ser un destino tan preferido", dijo Robin Lerner, presidente y CEO de Texas International Education Consortium, "y a un exceso de confianza en varios países donde los gobiernos financian a los estudiantes", como Arabia Saudí y Brasil.

Personas rezan durante una vigilia para recordar a las víctimas de un tiroteo masivo en Thousand Oaks, California, el ocho de noviembre del 2018

​​Sin embargo, Lerner agregó, "la retórica política que hace que los estudiantes se sientan inoportunos o inseguros no ayuda".

Los problemas de seguridad también preocupan a los solicitantes internacionales, dijeron los educadores, que preguntan si sus hijos estarán seguros en EE. UU.

"Si miras las noticias nacionales, ¿por qué enviarías a tu hijo a Estados Unidos?", preguntó Pasquerella. “Estudiantes asesinados en California y en Florida. ¿Quién animaría a la gente a venir aquí en estas circunstancias?".

Los comentarios anti-inmigración son "inflamatorios", dijo Timothy Brunold, decano de admisiones de la Universidad del Sur de California. Brunold dijo que viaja a menudo internacionalmente, hablando con posibles estudiantes y sus familias.

"Me cuestionan interminablemente sobre esto. '¿Mi hijo o hija será bienvenido en Estados Unidos? ¿Obtendrán una visa y luego se las quitarán? ¿Habrá una oportunidad de trabajar en Estados Unidos o habrá un límite? ", dijo el decano.

"Sí, también estamos escuchando eso", dijo Natalie Mikulak, directora asociada de admisiones internacionales de la Universidad de Colorado-Boulder. La incertidumbre y el futuro de la política migratoria estadounidense intimida a algunos estudiantes, quienes se preocupan sobre cómo y con qué rapidez cambiarán las regulaciones de las visas. Ir a casa por un evento como la enfermedad de un pariente o una celebración, a veces se omite por temor a abandonar el país.

Prohibición de viajes

Si bien los expertos dijeron que la caída en las nuevas inscripciones se puede atribuir a una mezcla de factores, la baja en los números coincide con la llamada prohibición de viajar que limitó la inmigración de siete países mayoritariamente musulmanes a principios de 2017. Cuando se ordenó, el presidente Donald Trump dijo que era una medida de seguridad nacional.

Las órdenes tuvieron un efecto escalofriante en el entusiasmo de los estudiantes internacionales por el país, dijeron los expertos. Si la visa de un estudiante es rescindida antes de la graduación, es posible que tenga que comenzar de nuevo en otro país.

Los educadores rechazaron la medida.

Casi dos años después, EE.UU. limita severamente las visas de estudiantes y de intercambio solo a Siria y Corea del Norte, dijo Laura Stein, analista de política de visas en la Oficina de Asuntos Consulares la semana pasada.

Stein dijo que los solicitantes de esos países pueden solicitar una exención de la proclamación presidencial. Desde el 31 de octubre de 2018, dijo, se han otorgado 2.072 exenciones.

La seguridad nacional, dijeron los educadores, se basa en compartir la democracia y los estándares estadounidenses con estudiantes internacionales que mantendrán esa relación positiva con ellos a lo largo de sus vidas.

"Vemos una y otra vez que los estudiantes que no pertenecen a Estados Unidos regresan", dijo Lerner. "Ellos envían a sus hijos aquí. ... Paga dividendos. Necesitamos más diplomáticos ".

"Los estudiantes internacionales que estudian junto a los estadounidenses son una gran ventaja para los Estados Unidos", dijo Royce. “Necesitamos desarrollar líderes en todos los campos que puedan enfrentar nuestros desafíos más difíciles. Necesitamos personas que puedan encontrar soluciones que nos mantengan seguros y nos hagan más prósperos. Queremos enviar un mensaje de que la educación internacional nos hace más fuertes como país ".

"Puede que hayamos sido el líder indiscutible en el mundo", dijo Brunold. "Podríamos estar empezando a ver algunas grietas en eso".

Kathleen Struck, VOA Washington