John Ratcliffe headshot, as US Representative of Texas, during his nomination hearing on Capitol Hill in Washington, graphic…
ARCHIVO- John Ratcliffe, actual Director de Inteligencia Nacional de EE. UU. durante las audiencias de su nominación al cargo en el Capitolio, en Washington.

WASHINGTON D.C. - Irán es responsable de los correos electrónicos enviados a votantes demócratas en varios estados con el objetivo de intimidar a los destinatarios para que voten por el presidente Donald Trump, dijeron funcionarios estadounidenses el miércoles por la noche al denunciar a Teherán y Rusia por actividades destinadas a interferir en la próximas elecciones presidenciales.

Las actividades atribuidas a Irán marcan una escalada significativa para una nación que algunos expertos en ciberseguridad consideran un jugador de segunda categoría en el espionaje en línea. La mayor parte de la discusión pública sobre la interferencia electoral se ha centrado en Rusia, que pirateó los correos electrónicos demócratas durante las elecciones de 2016, y China. 

El anuncio en una rara conferencia de prensa convocada apresuradamente apenas dos semanas antes de las elecciones subrayó la preocupación dentro del gobierno de Estados Unidos sobre los esfuerzos de países extranjeros para difundir información falsa destinada a reprimir la participación de los votantes y socavar la confianza estadounidense en la votación.

"Estas acciones son intentos desesperados de adversarios desesperados", dijo John Ratcliffe, el principal funcionario de inteligencia del gobierno, quien, junto con el director del FBI Chris Wray, insistió en que Estados Unidos impondría costos a cualquier país extranjero que interfiera en las elecciones estadounidenses de 2020 y que la integridad de las elecciones sigue siendo sólida.

"Debe estar seguro de que su voto cuenta", dijo Wray. "Las afirmaciones tempranas y no verificadas de lo contrario deben verse con una buena dosis de escepticismo".

Wray y Ratcliffe no describieron los correos electrónicos vinculados a Irán, pero funcionarios familiarizados con el asunto dijeron que Estados Unidos ha vinculado a Teherán con mensajes enviados a votantes demócratas en al menos cuatro estados de campo de batalla que falsamente pretendían ser del grupo neofascista Proud Boys y que advirtió "te perseguiremos" si los destinatarios no votaban por Trump.

Ratcliffe dijo que los correos electrónicos falsificados tenían la intención de lastimar a Trump, aunque no dio más detalles sobre cómo. Una evaluación de inteligencia publicada en agosto dijo: "Irán busca socavar las instituciones democráticas de Estados Unidos, el presidente Trump, y dividir al país antes de las elecciones de 2020. Los esfuerzos de Irán en este sentido probablemente se centrarán en la influencia en línea, como la difusión de desinformación en las redes sociales y recirculando contenido anti-estadounidense".

Imagénes de Barack Obama y Donald Trump.
Trump: "buena noticia" la vuelta de Obama al ruedo político
El expresidente demócrata ofreció este miércoles su primer mitin en favor de su ex mano derecha en el gobierno, Joe Biden. El presidente Donald Trump calificó la vuelta de su antecesor al ruedo político como "buena noticia" para sus intereses.

Trump, hablando en un mitin en Carolina del Norte, no hizo referencia a la conferencia de prensa, pero repitió una afirmación familiar de campaña de que Irán se opone a su reelección. Prometió que si gana otro mandato llegará rápidamente a un nuevo acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

"Irán no quiere dejarme ganar. China no quiere dejarme ganar", dijo Trump. "La primera llamada que recibiré después de que ganemos, la primera llamada que recibiré será de Irán diciendo que hagamos un trato".

Tanto Rusia como Irán también obtuvieron información de registro de votantes, aunque dichos datos se consideran de fácil acceso público. Teherán utilizó la información para enviar correos electrónicos falsificados, que se enviaron a los votantes en estados como Pensilvania y Florida.

Cuando se le preguntó sobre los correos electrónicos durante un foro en línea el miércoles, la secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, dijo que carecía de información específica. "Soy consciente de que se enviaron a los votantes en varios estados indecisos y estamos trabajando de cerca con el fiscal general en este tipo de cosas y otras", dijo.

Si bien se sabe que los piratas informáticos rusos respaldados por el estado se infiltraron en la infraestructura electoral de Estados Unidos en 2016, no hay evidencia de que Irán lo haya hecho alguna vez.

La operación de intimidación de votantes aparentemente utilizó direcciones de correo electrónico obtenidas de las listas estatales de registro de votantes, que incluyen la afiliación a un partido y direcciones de casa y pueden incluir direcciones de correo electrónico y números de teléfono. Luego, esas direcciones se utilizaron en una operación de spam dirigida aparentemente generalizada. Los remitentes afirmaron que sabrían por qué candidato estaba votando el destinatario en las elecciones del 3 de noviembre, para las cuales está en curso la votación anticipada.

Los funcionarios federales han advertido durante mucho tiempo sobre la posibilidad de este tipo de operación, ya que tales listas de registro no son difíciles de obtener.

"Estos correos electrónicos están destinados a intimidar y socavar la confianza de los votantes estadounidenses en nuestras elecciones", tuiteó Christopher Krebs, el principal funcionario de seguridad electoral del Departamento de Seguridad Nacional, el martes por la noche después de que aparecieron por primera vez los informes de los correos electrónicos.