U.S. Vice President-elect Kamala Harris receives a dose of the Moderna COVID-19 vaccine at United Medical Center in Washington,…
La vicepresidenta electa de EE.UU., Kamala Harris, recibió el martes 29 de diciembre de 2020 una dosis de la vacuna de Moderna para combatir el COVID-19.

La vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, recibió este martes la vacuna para COVID-19 en vivo por televisión, mientras la administración entrante del demócrata Joe Biden busca aumentar la confianza en la inoculación, incluso cuando advierte que pasarán meses antes de que esté disponible para todos.

"Yo confío en los científicos y esto es sobre salvar vidas", dijo Harris tras recibir la dosis. A su vez, alentó a los estadounidenses a vacunarse, solicitando que no pierdan la oportunidad cuando llegue su turno: "Vacúnense", reiteró.

El gobierno electo, que asume el próximo 20 de enero, ha dicho que hará de la lucha contra el coronavirus, que ha infectado a más de 19 millones de estadounidenses y matado a más de 334.000, su máxima prioridad.

Biden recibió su primera dosis inyectada de la vacuna en vivo por televisión la semana pasada. Se requieren dos dosis para una protección completa.

El equipo de Biden ha puesto especial énfasis en la importancia de alentar la distribución de vacunas y la inoculación en grupos que no son de raza blanca, especialmente impactados por el coronavirus.

La vicepresidenta electa de EE.UU., Kamala Harris, exhorta a los estadounidenses a vacunarse después de recibir una dosis de la vacuna Moderna para combatir el COVID-19 en el United Medical Center en Washington, el 29 de diciembre de 2020. [Reuters]

Biden tiene programado dar una actualización sobre la pandemia en Wilmington, Delaware, más tarde el martes, después de una reunión informativa con su equipo asesor de COVID-19.

Un integrante de su equipo de transición dijo a Reuters que está previsto que advierta acerca de que las tasas de infección y la cantidad de muertes aumenten en las próximas semanas.

"Él será sincero y directo con el pueblo estadounidense sobre lo que se avecina, y abordará la falta de ritmo en la vacunación de la actual administración. También expondrá su plan para que la gente se vacune lo más rápido posible", dijo a Reuters bajo condición de anonimato.

Biden asume en medio de los desafíos logísticos de distribuir la vacuna a cientos de millones de estadounidenses, así como la tarea de persuadir a las personas que no están convencidas de vacunarse argumentando que se apresuró el desarrollo de las mismas.

Biden y su equipo advirtieron que la vacuna tardará en llegar a la población general e instaron a las personas a escuchar los consejos de los expertos médicos para evitar la infección por el coronavirus.

El Dr. Atul Gawande, miembro de la junta asesora de COVID-19 de Biden, le dijo a CBS News que el equipo de transición aún no tenía toda la información que necesitaba para comprender las trabas que obstaculizan la distribución de vacunas.

Advirtió además que la administración Trump puede haber establecido expectativas poco realistas de que todos los que quisieran vacunarse podrían hacerlo a fines de junio de 2021.

Otros integrantes del equipo de transición de Biden se han hecho eco del mismo mensaje de cautela.

El Dr. Vivek Murthy, elegido por Biden como cirujano general, le dijo a NBC News la semana pasada que si bien era posible que las personas en categorías de menor riesgo recibieran la vacuna a fines de la primavera, era más realista esperar que fuera a mediados del verano o principios del otoño.

Estados Unidos ha autorizado hasta ahora dos vacunas anti COVID-19: una desarrollada por Pfizer Inc y el socio alemán BioNTech SE y otra por Moderna Inc. También se están evaluando otras vacunas.

El martes, por separado, se espera que el Senado de los Estados Unidos, controlado por los republicanos, aborde la posibilidad de aumentar los cheques de ayuda personal por el coronavirus para los estadounidenses a 2.000 dólares, una medida aprobada por la Cámara de Representantes liderada por los demócratas el lunes después de que Trump pidió el aumento.

Biden ha dicho que favorece el aumento a los 600 dólares ya aprobados.