Defense Secretary Mark Esper arrives for a House Armed Services Committee hearing on Thursday, July 9, 2020, on Capitol Hill in…
Archivo - El secretario de Defensa de EE.UU., Mike Esper, durante una audiencia de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes el 9 de julio de 2020 en el Capitolio, en Washington, D.C.

Impulsado ​​por la demanda del presidente Donald Trump de retirar tropas de Alemania, Estados Unidos traerá cerca de 6.400 soldados de regreso y trasladará a unos 5.600 a otros países de Europa, dijeron el miércoles líderes de defensa de Estados Unidos, que detallaron un plan del Pentágono que costará miles de millones de dólares y llevará años para completar.

La decisión satisface el deseo anunciado por Trump de retirar tropas de Alemania, en gran parte debido a su fracaso en gastar lo suficiente en defensa. Varias fuerzas irán a Italia, y un movimiento importante cambiaría el Comando Europeo de EE.UU. y el Comando de Operaciones Especiales en Europa de Stuttgart, Alemania, a Bélgica.

Un avión de la Segunda Guerra Mundial es visto en el monumento al puente aéreo el aeropuerto de Frankfurt, Alemania, el miércoles 24 de junio de 2020.

El secretario de Defensa, Mark Esper, dijo que algunos movimientos comenzarán en meses y dejarán alrededor de 24.000 soldados en Alemania. Dijo que si bien la decisión fue "acelerada" por las órdenes de Trump, los movimientos también promueven objetivos estratégicos más grandes para disuadir a Rusia, tranquilizar a los aliados europeos y desplazar fuerzas más al este hacia las regiones del mar Negro y el mar Báltico.

Sin embargo, Trump reafirmó su razón el miércoles por la mañana y dijo a los periodistas: "Estamos reduciendo la fuerza porque no están pagando sus cuentas. Es muy simple. Son morosos". Agregó que podría repensar la decisión de retirar  las tropas de Alemania "si comienzan a pagar sus cuentas".

Esper dijo que los movimientos costarán miles de millones de dólares "de un solo dígito".

El anuncio está estrechamente relacionado con el plan para aumentar la presencia de tropas estadounidenses en Polonia, un cambio deseado durante mucho tiempo por Varsovia y el presidente polaco, Andrzej Duda. Las autoridades dijeron que los movimientos requerirán la construcción de bases en EE.UU. para acomodar a las fuerzas adicionales. Dijeron que en el futuro otras tropas rotarían dentro y fuera de Europa.