El campo de aspirantes demócratas a la Casa Blanca que llegó a tener más de dos docenas de candidatos se ha reducido, ya que varios abandonaron la búsqueda de la nominación del partido.
El campo de aspirantes demócratas a la Casa Blanca que llegó a tener más de dos docenas de candidatos se ha reducido, ya que varios abandonaron la búsqueda de la nominación del partido.

Siete candidatos presidenciales demócratas debatirán nuevamente el jueves, presentándose ante los votantes estadounidenses como una alternativa en las elecciones del próximo año al presidente Donald Trump, quien ahora enfrenta juicio político. 

El campo de aspirantes demócratas a la Casa Blanca que llegó a tener más de dos docenas de candidatos se ha reducido, ya que varios abandonaron la búsqueda de la nominación del partido.

Los siete que aparecerán en el escenario de debate en la Universidad Loyola Marymount en Los Ángeles están encabezados por el exvicepresidente Joe Biden, los senadores Bernie Sanders de Vermont y Elizabeth Warren de Massachusetts, y el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg.

Todos cumplieron con los requisitos mínimos del partido de obtener suficiente apoyo de los votantes en las encuestas y una importante recaudación de fondos para hacer la etapa de debate.

Otros tres, la senadora Amy Klobuchar de Minnesota, el activista multimillonario Tom Steyer y el empresario Andrew Yang, se unen a ellos. Todos los debates anteriores tuvieron al menos 10 candidatos que presentaron sus posiciones.

El ex vicepresidente Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren durante el debate entre los precandidatos demócratas a la Casa Blanca el 20 de noviembre de 2019.
Precandidatos presidenciales democratas apoyan juicio politico a Trump en debate
Precandidatos presidenciales democratas apoyan juicio politico a Trump en debate

 

Otros candidatos demócratas que no calificaron para el sexto debate continúan haciendo campaña, con la esperanza de establecer una conexión con los votantes seis semanas antes de los primeros concursos de nominación del partido en el estado de Iowa, en el medio oeste, y más tarde en el estado nororiental de New Hampshire.

Un candidato comodín es un participante tardío en la carrera demócrata: Michael Bloomberg, el magnate de las publicaciones multimillonario y exalcalde de Nueva York, que está gastando su propio dinero en una costosa campaña publicitaria de televisión para aumentar su estatura en California, rica en votos, y el estado más grande de Estados Unidos. Los demócratas votarán allí en una elección de nominación a principios de marzo.

Si bien el apoyo a varios candidatos aún en el campo ha aumentado y disminuido en las encuestas nacionales, ha habido una constante: Biden, de 77 años, continúa liderando, a pesar de las frecuentes fallas verbales.

Biden, en su tercer intento por la nominación presidencial demócrata, ha promocionado sus posibilidades electorales contra Trump. Frecuentemente figura por delante del presidente en las encuestas en un hipotético encuentro entre ellos.

Otros dos septuagenarios, Sanders, un socialista democrático, como se describe a sí mismo, y Warren, una exprofesora de derecho de Harvard, también suelen figurar por delante de Trump, al igual que Buttigieg, de 37 años. Pero a Biden generalmente le va mejor contra Trump que a los otros tres, mientras que una encuesta ocasional hace que Trump gane algunos de los enfrentamientos.

Expertos sostienen que el calendario, la naturaleza de las acusaciones contra el presidente y el hecho de que Donald Trump busque un segundo mandato hacen que el juicio político tenga una influencia indudable en la campaña presidencial.
¿Cómo va a influir el juicio político en las elecciones de 2020?
¿Cómo va a influir el juicio político en las elecciones de 2020?