Miembros de la clase 2022 de la Academia de la Guardia Costera de EE.UU. posan para una foto en el primer día de las siete semanas de curso inicial en New London, Connecticut, el 2 de julio de 2018.
Miembros de la clase 2022 de la Academia de la Guardia Costera de EE.UU. posan para una foto en el primer día de las siete semanas de curso inicial en New London, Connecticut, el 2 de julio de 2018.

HARTFORD, CONN. - El inspector general del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está investigando las denuncias de discriminación racial en la Academia de la Guardia Costera de Estados Unidos y un seguimiento inadecuado por parte de los líderes de la escuela, dijo el jueves la agencia.

La investigación traerá un nuevo escrutinio a la academia que ya está bajo la presión del Congreso para que aborde las preocupaciones sobre insensibilidad racial, disparidades en la disciplina y manejo de quejas por parte de la administración.

La investigación comenzó en los últimos meses y podría demorar hasta un año, señaló a The Associated Press, Arlen Morales, portavoz de la oficina del inspector general. Se analizará cómo responde la academia a las denuncias de discriminación basadas en la raza o el origen étnico.

En última instancia, se requerirá que la academia proporcione un plan de acción correctivo, con la oficina del inspector general actualizando al Congreso sobre cualquier deficiencia.

El congresista estadounidense Joe Courtney comentó que la academia ha avanzado con los programas de mentores y otras iniciativas para reclutar y retener a minorías, pero también está claro que aún queda trabajo por hacer.

"Es un problema que debe solucionarse de una vez por todas", dijo Courtney, un demócrata cuyo distrito en el este de Connecticut incluye el campus de la academia de New London. "Lo que creo que es bueno acerca de la oficina del inspector general es que dan perspectiva en términos de soluciones. Eso sería bienvenido".

Un portavoz de la academia indicó que estaba preparando una declaración.

Una de las academias de servicio más pequeñas de la nación, la Academia de Guardacostas está supervisada por el Departamento de Seguridad Nacional, a diferencia de otras, como la Academia Militar de EE.UU. y la Academia Naval que están a cargo del Departamento de Defensa.

La academia inscribe a más de 1.000 cadetes, que asisten a la escuela sin costo de matrícula y se gradúan como oficiales con una licenciatura en ciencias y un requisito para pasar cinco años en el servicio.

Como muchas otras instituciones predominantemente blancas, ha luchado con la diversidad. Esta primavera, la academia graduó a su clase más diversa, incluyendo 18 afroamericanos en una clase de 209 (8,6 por ciento), aunque el año pasado solo tuvo cuatro graduados afroamericanos en una clase de 195 (2 por ciento).

En los últimos años, los cadetes negros en particular han expresado su preocupación por el clima racial, incluida la percepción de que las minorías son castigadas con rapidez por infracciones leves, mientras que otras enfrentan pocas consecuencias por el acoso.

En octubre, el congresista Bennie Thompson, un demócrata de Mississippi y miembro destacado del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, propuso una legislación destinada a fomentar un entorno más inclusivo en la academia. Requiere un aumento de la diversidad geográfica y racial de los cadetes en parte al exigir que la academia seleccione hasta la mitad de cada clase entrante de un grupo de candidatos nominados por miembros del Congreso.

En junio, Thompson, Courtney y el congresista, Elijah Cummings, de Maryland, pidieron al comandante de la Guardia Costera información detallada sobre las acusaciones de acoso y problemas del entorno en la academia, solicitando documentos como informes de investigación dentro de un mes. Courtney dijo que la academia ha proporcionado cientos de páginas, pero se le ha pedido que elimine las redacciones.

La academia lanzó varias iniciativas para asegurar que todos los cadetes se sientan bienvenidos en el campus, invitando a una revisión del Centro de Educación Urbana de la Universidad del Sur de California, que emitió un informe detallando las disparidades que afectan a los cadetes negros en áreas que incluyen la frecuencia de medidas disciplinarias y las tasas de graduación.

El superintendente de la escuela ordenó a un grupo de trabajo que investigue los factores detrás de los aparentes problemas.