FILE - Secretary of State Mike Pompeo speaks at the National Press Club in Washington, Jan. 12, 2021.
El secretario de Estado Mike Pompeo en una rueda de prensa celebrada en el National Press Club, en Washington D.C., el 12 de enero de 2021.

WASHINGTON D.C. - En respuesta a la represión del 6 de enero contra políticos y activistas pro democracia en Hong Kong, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció el viernes sanciones a seis oficiales chinos y hongkoneses por sus supuestos roles en los incidentes.

Bajo la Ley Nacional de Seguridad de Hong Kong, que Estados Unidos ha llamado “draconiana”, más de 50 personas fueron arrestadas, incluyendo 13 exlegisladores, un abogado estadounidense y un exprofesor de Derecho, que luego fueron liberados bajo fianza.

“Esta acción por parte de las autoridades de Hong Kong es otro ejemplo de cómo las libertades y procesos democráticos de Hong Kong están fundamentalmente siendo socavados por China”, dijo Pompeo en un comunicado.

FILE PHOTO: People gather during a demonstration opposing postponed elections, in Hong Kong
EE.UU. planea sancionar a bancos vinculados a la represión en Hong Kong
El reporte del Departamento de Estado, requerido bajo la Ley de Autonomía de Hong Kong, llega en un momento en que las relaciones entre Washington y Beijing han caído a su punto más bajo en décadas.

Los seis sancionados incluyen a Frederic Choi, director de la División Nacional de Seguridad de Hong Kong, y Sun Qingye, un subordinado de Zheng Yanxiong, quien encabeza una nueva oficina de seguridad nacional en Hong Kong. También sancionados fueron el legislador pro Beijing, Tam Yiu-chung y You Quan, del Departamento del Trabajo Frente Unido.

“Estados Unidos llama a la República Popular China y a las autoridades de Hong Kong a liberar inmediatamente a individuos que han sido acusados bajo la nueva ley de seguridad aprobada el pasado mes de junio y otras leyes por simplemente ejercer sus derechos y libertades (...) y a que se desestimen los cargos contra ellos”, dijo Pompeo, agregando que se continuará responsabilizando a aquellos que erosionen “las libertades y procesos democráticos de Hong Kong”.

Los funcionarios sancionados tendrán prohibido viajar a Estados Unidos o acceder al sistema financiero estadounidense.