El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano a al Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, durante una reunión en el Kremlin en Moscú el 23 de octubre de 2018.
El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano a al Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, durante una reunión en el Kremlin en Moscú el 23 de octubre de 2018.

Reportes preliminares afirman que se habría llegado a un acuerdo para que el presidente de Rusia Vladmir Putin y el presidente de EE.UU. Donald Trump se reúnan en Paris, Francia, el próximo 11 de noviembre.

Un asistente de asuntos externos de Kremlin, Yuri Ushakov, aseguró a reporteros que Putin y el asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, de visita en Moscú, confirmaron un acuerdo preliminar para que los dos líderes se encuentren en París.

“Planeamos … que nuestros presidentes tengan una reunión bilateral”, afirmó Ushakov. 

Trump y Putin discutirían sobre la intención de EE.UU. de retirarse del pacto nuclear conocido como Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF).

La Associated Press reportó que Putin aseguró que su anterior reunión con Trump en Helsinki fue útil a pesar de su dura discusión, y agregó que estaría abierto a encontrarse otra vez con Trump en Francia “si el lado de EE.UU. está interesado en ese contacto”.

“A pesar de nuestras diferencias, que existen por los distintos intereses de nuestras naciones, es importante trabajar en áreas donde es posible la cooperación mutua”, respondió Bolton al comentario de Putin.

El pacto entre ambas naciones es considerado histórico, desde que fue firmado en 1987 por los entonces presidentes Ronald Reagan y Mijail Gorbachov, pues se considera que puso fin a la "Guerra Fría".

El acuerdo prohíbe que Moscú y Washington posean, produzcan o ensayen misiles nucleares cruceros y balísticos con un rango entre 500 y 5.500 kilómetros (300 y 3.400 millas).

El encuentro entre los presidentes de Rusia y EE.UU. se produciría en un evento organizado para conmemorar el final de la Primera Guerra Mundial en el llamado Día del Armisticio, y al cual asistirán tanto Vladimir Putin, como Donald Trump. 

Según informó la agencia de noticias Reuters, Putin también dijo a Bolton que Rusia estaba sorprendida por la decisión de EE.UU. de retirarse del acuerdo INF, que aseguró, era una acción no provocada que Washington tomó contra Moscú.

"Apenas respondemos a ninguna de sus acciones, pero siguen llegando", dijo Putin a Bolton.

El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU, John Bolton, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

​​La agenda de Bolton en Rusia

Bolton aterrizó en Moscú el lunes, menos de 48 horas después de las acusaciones de Trump acerca de una violación por parte de Rusia del  acuerdo nuclear INF, por sus siglas en inglés.

Este mismo martes, antes de su encuentro con el presidente Putin, Bolton se presentó con un tono conciliatorio a su cita con el ministro de defensa ruso, pese a la insistencia de Washington de retirarse del tratado sobre armas nucleares.

Antes del viaje del asesor de seguridad nacional, Donald Trump había advertido que EE.UU. comenzaría a desarrollar esas armas, a menos que Rusia y China acuerden no poseerlas ni desarrollarlas.

China no es parte del pacto firmado en 1987 y la ausencia del gigante asiático subyace como una de las razones por las cuales el presidente Donald Trump, amenaza ahora con poner fin al pacto.

La visita de Bolton fue bien acogida por el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, quien aludió con optimismo eventuales avances: "Incluso pasos pequeños beneficiarán nuestras relaciones y ayudarán a restaurar la confianza" entre los dos países.

Shoigu explicó, además, que Rusia y EE.UU. deberían fortalecer su cooperación en Siria, que ha ayudado a prevenir incidentes mayores en aire y tierra.

A pesar de la tensión que antecedió el encuentro, por las advertencias de Trump y la reacción del Kremlin, Bolton le dijo a Shoigu que estaba en Moscú para trabajar en el compromiso de Trump de mejorar la cooperación en materia de seguridad con Rusia.

"Ciertamente compartimos la visión de ustedes de que las discusiones ruso-estadounidenses con respecto a Siria han sido útiles, productivas y profesionales, y esperamos poder extender esas conversaciones por medio de otras formas que usted mencionó e incluso más", expresó Bolton.

En comentarios televisados, ni Bolton ni Shoigu mencionaron el anuncio de Trump sobre el INF.  Pero en una entrevista con la radioemisora rusa Ekho Moskvy el lunes, Bolton dejó claro que Washington ya decidió retirarse del tratado.

"Si Rusia dice que no está violando el INF, ¿Qué van a hacer para cambiar su conducta y cumplirlo?".

Peskov, por su lado, admitió que "hay puntos débiles (en el tratado)", pero dijo que "romper el acuerdo sin planes para nada nuevo es lo que no acogemos".

"Primero rechazar el documento y luego (hablar de) las posibilidades efímeras de concluir uno nuevo es una postura peligrosa", indicó el funcionario ruso.

Quejas sobre China

Un reporte de la agencia de prensa Reuters, que citó medios rusos, indicó que durante la visita, Bolton se ha quejado de China.

Las eventuales quejas de Bolton sobre las políticas chinas en materia militar y económica habrían llegado durante reuniones con funcionarios del gobierno ruso el martes, también según informes de la agencia de noticias RIA.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca tiene previsto reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, más tarde el martes. En la reunión tratará con Putin el deseo de Trump de abandonar el histórico tratado de armas nucleares que data de la época del final de la Guerra Fría.

Una de las preocupaciones de Trump es que China no está dentro del tratado y es libre de desarrollar y producir misiles balísticos y de crucero intermedios.

Con información de AP y Reuters