Los soldados estadounidenses esperan un discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump (no en la foto) mientras se encuentra con las tropas estadounidenses basadas Osan, Corea del Sur.
Los soldados estadounidenses esperan un discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump (no en la foto) mientras se encuentra con las tropas estadounidenses basadas Osan, Corea del Sur.

Los esfuerzos rusos para debilitar a Occidente, a través de una campaña incesante de guerra de información, pueden estar comenzando a dar sus frutos, rompiendo un bastión clave de la línea de defensa de Estados Unidos: el ejército.

Si bien la mayoría de los estadounidenses todavía ven a Moscú como un adversario clave de EE.UU., las nuevas encuestas sugieren que la opinión está cambiando, especialmente entre los hogares de los miembros del ejército.

La segunda Encuesta Anual de Defensa Nacional Reagan, completada a fines de octubre, encontró que casi la mitad de los hogares de los servicios armados interrogados, el 46%, dijo que veían a Rusia como aliada.

El cineasta ucraniano Oleg Sensov habla ante el Parlamento Europeo el 26 de noviembre de 2019.
"Cuidado con Rusia", advierte a Europa cineasta ucraniano Oleg Sentsov
"Cuidado con Rusia", advierte a Europa cineasta ucraniano Oleg Sentsov

En general, la encuesta encontró que el 28% de los estadounidenses identificaron a Rusia como un aliado, frente al 19% del año anterior.

En general, los encuestadores encontraron que las opiniones positivas de Rusia parecían estar "predominantemente impulsadas por republicanos que han respondido a las señales positivas del presidente [de Estados Unidos] [Donald] Trump sobre Rusia", según un resumen ejecutivo que acompaña los resultados.

Si bien la mayoría, el 71% de todos los estadounidenses y el 53% de los hogares militares, todavía ve a Rusia como un enemigo, el aumento en el sentimiento pro-ruso preocupa a los funcionarios de defensa.

"Hay un esfuerzo, por parte de Rusia, para inundar a los medios con desinformación para sembrar dudas y confusión", dijo a la VOA la portavoz del Departamento de Defensa, la teniente coronel Carla Gleason.

"Esto no es solo a través de un diálogo discordante e inflamatorio, sino a través de narrativas falsas, diseñadas para obtener puntos de vista simpatizantes", dijo, y agregó: "estamos trabajando activamente para exponer y contrarrestar la desinformación rusa siempre que sea posible".

Encuesta de Defensa Nacional Reagan

La Encuesta de Defensa Nacional Reagan, realizada en nombre de la Fundación e Instituto Presidencial Ronald Reagan, cuestionó a más de 1.000 adultos entre el 24 y el 30 de octubre, con un margen de error de más o menos 3.1 puntos porcentuales.

La preocupación entre los funcionarios estadounidenses es profunda, en parte porque otras encuestas también han encontrado una creciente voluntad en Estados Unidos de ver a Rusia de manera positiva.

Por ejemplo, una encuesta de más de 1.000 adultos de EE.UU. realizada por el Centro de Investigación Pew de septiembre de 2018, encontró que el 35% de los estadounidenses deseaba una mayor cooperación con Rusia.

Sin embargo, hay más en los temores que solo datos de encuestas.

Los funcionarios de defensa y seguridad de EE.UU. le dijeron a VOA que Rusia ha estado atacando al personal militar de EE.UU., específicamente, con una campaña de influencia en aumento, ya en 2017, en preparación para las elecciones de mitad de período de noviembre de 2018.

Dijeron que el objetivo de Rusia no era tanto cambiar el resultado de las elecciones, sino penetrar al personal militar estadounidense con el tipo correcto de desinformación para que estuvieran predispuestos a ver a Rusia y sus acciones de una manera más favorable en el futuro.

"Sabemos que continúa", dijo Ed Wilson, entonces subsecretario adjunto de defensa para la política cibernética, en ese momento. "Es por eso que hemos aumentado y aumentado la atención que estamos prestando".

Contrarrestar los esfuerzos de Rusia, tanto contra el ejército estadounidense como contra la sociedad estadounidense en general, no ha sido fácil, según analistas y ex funcionarios, debido al clima político y la retórica proveniente de la Casa Blanca.

"Es peligroso", dijo Jorge Benítez, un miembro no residente del Consejo Atlántico que se especializa en relaciones transatlánticas, seguridad de Estados Unidos y Rusia.

"Las nuevas encuestas revelan un cambio significativo entre los votantes republicanos que históricamente se han opuesto a Rusia", señaló. "Cada vez más republicanos han cambiado sus puntos de vista sobre Rusia debido a las declaraciones positivas del presidente Trump sobre Rusia y [el presidente ruso Vladimir] Putin".

"Las creencias y percepciones de las personas están más determinadas por lo que digan los líderes de su propia tribu política que por la ideología, la historia o incluso su propio interés", señaló Paul Pillar, ex alto funcionario de la CIA, ahora en la Universidad de Georgetown.

Foto de archivo de la Embajada de Rusia en Washington.
Moscú acusa a EE.UU. de cazar a rusos después que Israel extradita a presunto hacker
Moscú acusa a EE.UU. de cazar a rusos después que Israel extradita a presunto hacker

Dijo, por ahora, sin embargo, que el cambio gradual en las percepciones estadounidenses de Rusia ha tenido un impacto limitado.

"Muchos republicanos pueden seguir servilmente el liderazgo de Trump en la mayoría de los asuntos, incluida la línea retórica sobre Rusia, pero aún así, por ejemplo, apoyar los gastos de defensa diseñados para mantener la fuerza frente a Rusia", afirmó Pillar, señalando una variedad de sanciones de Estados Unidos contra Moscú todavía están en su lugar.

La estrategia de defensa nacional de EE.UU., actualizada hace solo dos años, también enumera a Rusia junto con China, como las principales amenazas para EE.UU.

En su mayor parte, la Encuesta de Defensa Nacional Reagan encontró que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo.

"Cuando le preguntamos a los estadounidenses qué países encabezaban su lista en términos de la amenaza que representaban para Estados Unidos, el primero fue China [28%] y el segundo fue Rusia [25%]", señaló Rachel Hoff, directora de políticas del Instituto Ronald Reagan. 

También dijo que había un fuerte sentimiento de que Estados Unidos no debería ceder ningún terreno en el escenario global, a Rusia ni a nadie más.

"Quieren que Estados Unidos tome la delantera en lo que respecta a eventos internacionales en lugar de una postura menos comprometida en la que nuestro país está reaccionando a los eventos mundiales", dijo Hoff a VOA, señalando un margen de 50% a 33%.

Al mismo tiempo, otras encuestas han señalado una persistente cautela por parte de la mayoría de los estadounidenses cuando se trata de Rusia.

Una encuesta de Gallup publicada en febrero de este año encontró que solo el 24% de los estadounidenses tenía una visión positiva de Rusia, por debajo de una calificación favorable del 44% en febrero de 2013.