Michael Bloomberg habla a los medios el martes 26 de noviembre de 2019 en Phoenix.
Michael Bloomberg habla a los medios el martes 26 de noviembre de 2019 en Phoenix.

En el abarrotado campo de los aspirantes presidenciales demócratas de EE.UU. se sumó un nuevo nombre esta semana cuando el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg se unió el domingo oficialmente a la carrera.

El multimillonario, inversionista y filántropo cuenta con reconocimiento y millones de dólares de su propia fortuna para gastos de campaña, pero las encuestas reflejan que el político moderado que alguna vez se postuló como republicano enfrenta escepticismo entre algunos demócratas.

Michael Bloomberg ha iniciado una campaña política que, según él, ayudará a la clase media y restablecerá la equidad en la economía estadounidense.

El multimillonario se está postulando en un momento en que muchos demócratas denuncian la desigualdad de ingresos en Estados Unidos y están enojados con los millonarios.

Bloomberg cuenta con un currículum que podría ganar a muchos votantes. Durante su mandato como alcalde revitalizó a la ciudad de Nueva York, después de los ataques del 11 de septiembre.

"Michael Bloomberg heredó una zona de desastre y pudo reconstruir esa ciudad y reconstruirla a través de una recesión". dijo John Hudak, de la Institución de Brookings.

Polémica ley

Cuando era alcalde, Bloomberg instituyó una legislación conocida como parar y registrar, que sometió desproporcionadamente a los afroamericanos a controles policiales aleatorios. El exalcade se disculpó recientemente por la política, diciendo que no entendía completamente cómo afectaba a las minorías, que son vistas como bastiones críticos del Partido Demócrata.

En el futuro, se espera que el noveno hombre más rico del mundo invierta millones en publicidad.

De acuerdo con Larry Sabato, de la Universidad de Virginia, "nunca ha habido un candidato que se haya postulado para presidente y en cuestión de días haya gastado 37 millones de dólares, y eso es solo el comienzo".

Las encuestas reflejan que Bloomberg cuenta con alrededor del 3 por ciento de apoyo de los demócratas. Pero sin un líder claro en la primaria, algunos analistas dicen que su dinero le da influencia y la percepción de independencia en el ámbito político.

"Es mejor que un candidato gaste su propio dinero a que recaude cientos de millones de dólares de personas que quieren algo, ya sea una embajada o una disposición legal que beneficie sus negocios", señaló Sabato.

Al mismo tiempo, ese dinero puede ser una responsabilidad política en un partido que promete revertir la brecha creciente entre ricos y pobres.

Elizabeth Warren, candidata presidencial demócrata dijo al respecto “que las personas ricas tendrán más zapatos que el resto de nosotros, tendrán más autos que el resto de nosotros, tendrán más casas, pero no obtendrán una mayor participación de la democracia".

Bloomberg ha argumentado que es el mejor candidato para vencer al presidente Trump, con su centrismo político y su gran fortuna.

En palabras de John Hudak "la popularidad no es fácil de comprar", quien además agregó que "el presidente Trump se conectó con los votantes de una manera muy personal. No está claro que Michael Bloomberg tenga el mismo tipo de carisma político".

Por ahora, Bloomberg se saltará los primeros concursos estatales de nominación programados para el mes de febrero. Su primera prueba importante será el 3 de marzo, cuando 14 estados celebrarán elecciones primarias en lo que se conoce como "Supermartes".