Los expresidentes de El Salvador, Antonio Saca y Francisco Flores, fueron parte de una trama de corrupción que desvió fondos del estado para otros usos.
Los expresidentes de El Salvador, Antonio Saca y Francisco Flores, fueron parte de una trama de corrupción que desvió fondos del estado para otros usos.

Desde países como Líbano, Irak y Pakistán en Medio Oriente, o en Kenia, Nigeria o Algeria en África, sin olvidar las recientes protestas en América del Sur y en Hong Kong, la sociedad civil se ha unido para expresar su descontento por los escandalosos casos de corrupción que involucra a políticos a todos los niveles.

En el Día Internacional contra la Corrupción, el Departamento de Estado de Estados Unidos expresó en un comunicado:  "La corrupción obstruye el crecimiento económico y el desarrollo, facilita la delincuencia transnacional y alimenta el terrorismo, robando a los ciudadanos de todo el mundo sus derechos básicos".

El texto llega en medio de la celebración decretada por las Naciones Unidas cada 9 de diciembre, desde el 31 de octubre de 2003.

"A fin de aumentar la sensibilización respecto de la corrupción, así como del papel que puede desempeñar la Convención para combatirla y prevenirla", reza una parte de la resolución publicada por el organismo.

"La corrupción permite y sostiene a los líderes autocráticos, debilita la fe en los sistemas democráticos, crea oportunidades para que los actores depredadores se aprovechen de nuestros socios. También crea crisis políticas y desafíos de gobernanza que ponen en peligro nuestra seguridad nacional", agrega el comunicado firmado por el secretario de estado, Mike Pompeo.

Recientemente, Hugo Rodríguez, subsecretario de Estado Adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, dijo en una teleconferencia sobre cómo la corrupción en Centroamérica, que este mal es un problema que afecta la seguridad nacional de Estados Unidos y de los propios países centroamericanos.

La exprimera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla de Lobo, fue condenada a 58 años de cárcel por fraude y apropiación indebida de fondos públicos.
La corrupción en Centroamérica amenaza la seguridad nacional de EE.UU.
La corrupción en Centroamérica amenaza la seguridad nacional de EE.UU.

El comunicado asegura que Estados Unidos, a través de una serie de agencias, incluido el Departamento de Estado y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, adopta un enfoque integral para combatir la corrupción.

"Trabajamos para responsabilizar a los corruptos a través de un compromiso diplomático sólido, apoyando iniciativas de múltiples partes interesadas y la sociedad civil, a través de asistencia extranjera para construir socios más fuertes e instituciones transparentes y confiables, y mediante la imposición de sanciones específicas y restricciones de visa", agrega la misiva.

En 2019, el Departamento de Estado designó públicamente a casi 40 funcionarios públicos y sus familiares inmediatos debido a su participación en actos de corrupción significativa, de conformidad con la Sección 7031 (c) de la Ley de Asignaciones de Programas Extranjeros y Operaciones Afines del Departamento de Estado, 2019.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, durante un recorrido por una base militar israelí. Foto AP