Joint Chiefs Chairman Gen. Mark Milley speaks during the presentation of the Space Force Flag in the Oval Office of the White…
ARCHIVO - El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., general Mark Milley, durante la presentación de la bandera de la Fuerza Espacial en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 15 de mayo de 2020.

WASHINGTON D.C. - En medio de la preocupación por la reanudación de la violencia el día de la juramentación de Joe Biden, los principales líderes militares de Estados Unidos emitieron un recordatorio por escrito a todos los miembros del servicio el martes, indicando que la insurrección mortal en el Capitolio, la semana pasada, fue un acto criminal antidemocrático, y que el derecho a la libertad de expresión no otorga a nadie el derecho a cometer violencia.

El memorando firmado por todos los miembros del Estado Mayor Conjunto también recordó a los militares que Joe Biden fue debidamente elegido como el próximo presidente y tomará posesión de su cargo el 20 de enero.

El memo fue inusual en el sentido de que el liderazgo militar, incluido el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, se sintió obligado a recordar a los miembros del servicio que está mal interrumpir el proceso constitucional. Se produce cuando las agencias policiales intentan determinar el alcance total de la actividad criminal en el Capitolio y descubrir el alcance de la participación de miembros militares actuales o pasados.

Según oficiales, Sicknick murió en un hospital local, a donde fue trasladado después de enfrentamientos con los asaltantes, que le golpearon con un extintor de incendios en la cabeza.
EN FOTOS: El Capitolio se fortifica después de asalto, en preparación para toma de posesión de Biden
El Capitolio de Estados Unidos refuerza su seguridad con varios metros de valla de metal y una fuerte presencia policial y de la Guardia Nacional, cuando falta poco más de una semana de la toma de posesión de Joe Biden.

Ya se ha establecido que algunos veteranos militares participaron en los disturbios en el Capitolio, pero no se ha establecido el alcance de cualquier participación de personal en servicio activo. La senadora Tammy Duckworth, una veterana de la guerra de Irak, escribió el lunes al Departamento de Defensa solicitando que sus organizaciones de investigación criminal cooperen con el FBI y la Policía del Capitolio de Estados Unidos para investigar si los miembros actuales y retirados de las fuerzas armadas fueron parte de una "conspiración sediciosa" contra el gobierno.

El memorando del Estado Mayor Conjunto no aludía directamente a la cuestión de la participación militar.

“Fuimos testigos de acciones dentro del edificio del Capitolio que eran inconsistentes con el estado de derecho”, dice el memo. "Los derechos a la libertad de expresión y reunión no dan a nadie el derecho a recurrir a la violencia, la sedición y la insurrección.

“Como miembros del servicio, debemos encarnar los valores e ideales de la nación. Apoyamos y defendemos la Constitución. Cualquier acto que altere el proceso constitucional no solo va en contra de nuestras tradiciones, valores y juramento; va en contra de la ley."

Antes de la toma de posesión de la próxima semana y la salida del cargo del presidente Donald Trump, la Guardia Nacional se está preparando para brindar apoyo a las agencias de aplicación de la ley. No hay ningún plan para utilizar fuerzas en servicio activo en operaciones de seguridad.