Photo by: zz/STRF/STAR MAX/IPx 2020 12/22/20 Trump asks Congress to amend COVID-19 relief bill and approve $2K stimulus checks.
El edificio del Capitolio de EE. UU. el 22 de diciembre de 2020.

WASHINGTON D.C. - Más de 100 legisladores republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y una docena de senadores dicen que se unirán a un esfuerzo casi inútil el miércoles para tratar de bloquear la certificación de la votación del Colegio Electoral que muestra que el demócrata Joe Biden derrotó al presidente Donald Trump en las elecciones de noviembre.

La certificación del voto 306-232 del Colegio Electoral que favorece a Biden, un elemento fijo en la escena política de Washington durante casi medio siglo, es el último paso antes de que asuma el cargo como presidente número 46 del país el 20 de enero.

Ambas cámaras del Congreso tendrían que ratificar los desafíos a la victoria de Biden para que el resultado de las elecciones cambie. Pero los demócratas controlan la Cámara por una reducida minoría y seguramente certificarán la victoria de Biden, mientras que la minoría demócrata en el Senado, junto con algunos republicanos que han reconocido la victoria de Biden, probablemente hagan lo mismo en el Senado.

Democratic Electoral College electors, led by elector Stacey Abrams, stand and clap after voting for President-Elect Joe Biden…
Colegio Electoral confirma victoria de Joe Biden
El Colegio Electoral emitió sus votos por el demócrata, derrotando al presidente Donald Trump, 306-232, pero el Congreso contará oficialmente el voto el 6 de enero.

Trump, quien durante semanas ha hecho afirmaciones infundadas de que fue defraudado en la elección para un segundo mandato de cuatro años, continúa animando las protestas contra su pérdida, un resultado que lo convertirá en el quinto presidente de Estados Unidos en los 245 años de historia del país que pierde una candidatura a la reelección después de un solo mandato.

"Un intento de robar una victoria aplastante", dijo Trump en Twitter durante el fin de semana. "¡No puedo dejar que suceda!".

El mandatario tuiteó un video llamando a sus partidarios a reunirse en Washington el miércoles para protestar por la certificación de Biden como ganador de la elección, diciendo que "podría ser el evento más grande" en la historia de la ciudad.

Trump ha perdido docenas de impugnaciones judiciales por el resultado de las elecciones, incluidas dos en la Corte Suprema. En el último caso, una corte federal de apelaciones el sábado por la noche confirmó la desestimación, por parte de un juez de un tribunal inferior designado por Trump, de una demanda que busca otorgar al vicepresidente de Trump, Mike Pence, poder para rechazar las listas electorales ganadoras de Biden en varios estados y en su lugar elegir listas de electores de Trump para anular el resultado de las elecciones y mantenerlo en el poder.

El vicepresidente de EE. UU. Mike Pence, recibe la vacuna anti COVID-19 para promover la eficacia y seguridad de la inoculación.Washington, 18 de diciembre de 2020.

Pence presidirá el miércoles en lo que es, en la mayoría de los casos, un papel ceremonial en una sesión conjunta del Congreso sobre la tabulación de los votos electorales que ya han sido certificados por funcionarios de los 50 estados del país y la capital nacional de Washington.

El sábado por la noche, Marc Short, jefe de gabinete de Pence, dijo en un comunicado que el vicepresidente "comparte las preocupaciones de millones de estadounidenses sobre el fraude electoral y las irregularidades en las últimas elecciones".

El vicepresidente, continuó el comunicado, "da la bienvenida a los esfuerzos de los miembros de la Cámara y el Senado por usar la autoridad que tienen bajo la ley para plantear objeciones y presentar pruebas ante el Congreso y el pueblo estadounidense el 6 de enero".

El senador republicano Josh Hawley de Missouri anunció la semana pasada que desafiaría la victoria de Biden, junto con la protesta en la Cámara de decenas de legisladores encabezada por el congresista Mo Brooks de Alabama. A la protesta de Hawley, que desafió específicamente la victoria de Biden en el estado oriental de Pensilvania con 20 votos electorales, se unieron el sábado otros 11 senadores republicanos encabezados por Ted Cruz de Texas, entre ellos a cuatro senadores electos en noviembre que tomaron juramento en la nueva sesión del Congreso el domingo.

Los 11 pidieron una auditoría de 10 días de los resultados electorales en "estados en disputa", diciendo que votarían para rechazar a los electores de esos estados hasta que se completara la auditoría.

El senador de Pensilvania Pat Toomey, un republicano, no se unió a la protesta contra el voto en su estado y dijo que “una característica fundamental y definitoria de una república democrática es el derecho del pueblo a elegir a sus propios líderes. El esfuerzo de los senadores Hawley, Cruz y otros para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en estados indecisos como Pensilvania socava directamente este derecho”.

Uno de los partidarios de Trump, el senador Ron Johnson de Wisconsin, dijo el domingo al programa "Meet the Press" de NBC que se unió a la protesta contra el resultado del Colegio Electoral porque, "Tenemos decenas de millones de personas que piensan que esta elección fue robada".

Pero otro partidario de Trump, el senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur, dijo que proponer una comisión dos semanas antes de la inauguración “no es una lucha efectiva por el presidente Trump. Parece ser más una elusión política que un remedio efectivo".

Cuando anunciaron su protesta el sábado, Cruz y los otros senadores reconocieron la presunta futilidad de su esfuerzo y dijeron: "Esperamos que la mayoría, si no todos, los demócratas, y quizás más de unos pocos republicanos, voten de otra manera" en contra de anular la victoria de Biden.

El principal legislador republicano del Senado, el líder de la mayoría Mitch McConnell, después de semanas de negarse a reconocer la victoria de Biden, felicitó a Biden y Harris como los ganadores de las elecciones después de que se emitieron los votos del Colegio Electoral a mediados de diciembre. McConnell no tuvo éxito en instar a los legisladores republicanos a que renunciaran a cuestionar el resultado.

Trump también tuiteó el domingo por la mañana sobre el resultado en el estado sureño de Georgia, donde perdió ante Biden por poco menos de 12.000 votos de los 5 millones de votos emitidos.

 

ARCHIVO - Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, en conferencia de prensa el lunes 30 de noviembre de 2020, en Atlanta.

“Ayer hablé con el secretario de Estado Brad Raffensperger sobre el condado de Fulton y el fraude electoral en Georgia”, dijo Trump. “No quiso, o no pudo, responder preguntas como la estafa de las 'papeletas debajo de la mesa', destrucción de papeletas, 'votantes' de fuera del estado, votantes muertos y más. ¡No tiene ni idea!".

Raffensperger, un republicano, respondió: “Respetuosamente, presidente Trump: lo que está diciendo no es cierto. La verdad saldrá a la luz".

El voto de Georgia se contó inicialmente, y luego se contó dos veces, con Biden ganando las tres veces, la primera vez que un candidato presidencial demócrata ganó el estado desde 1992.

Jody Hice, un congresista republicano de Georgia que prestó juramento para un cuarto mandato el domingo, fue reelegido en la misma papeleta que Trump perdió en el estado.

Pero Hice dijo en un tuit que su primera preocupación en el nuevo Congreso sería “¡Luchar por elecciones justas objetando el fraude el 6 de enero! ¡Hay que defender la libertad!".

Pero en última instancia, como ha ocurrido en varias otras ocasiones en la historia de los Estados Unidos, Pence, como vicepresidente y presidente del Senado, tendrá la tarea de anunciar su propia derrota ante la vicepresidenta electa Kamala Harris y la de Trump ante Biden, una vez que la Se cuenta el voto electoral y se escuchan y presuntamente rechazan las impugnaciones republicanas.