Ronald Vitiello, el nominado a secretario adjunto de Seguridad Nacional para Inmigración y Aduanas, durante una audiencia de confirmación en el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado
Ronald Vitiello, el nominado a secretario adjunto de Seguridad Nacional para Inmigración y Aduanas, durante una audiencia de confirmación en el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado

WASHINGTON D.C. - Después de la renuncia de Thomas Homan como director de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), una nueva persona está al mando: Ronald Vitiello.

Aunque desde principios de junio Vitiello ha estado trabajando como director en funciones, el comité de Seguridad Nacional del Senado realizó el jueves una audiencia para nombrarlo oficialmente como cabeza de la agencia.  De ser designado, Vitiello pasaría a ser el jefe de ICE en medio de un clima de críticas a la agencia e incluso de llamados a su eliminación.

El exjefe de la Patrulla fronteriza dijo durante la audiencia que una de sus más altas prioridades sería demostrar al público la importancia de ICE para la seguridad nacional y por qué “la existencia de la [nuestra] agencia no debería ser un tema para el debate”.

Políticos como la recién elegida representante Alexandria Ocasio-Cortez, la senadora Elizabeth Warren y organizaciones de derechos civiles, han pedido la abolición de ICE, poniendo sobre la mesa el tema de si la agencia debería seguir existiendo.

Las críticas han sido lanzadas incluso desde el interior de la propia agencia. La semana pasada se filtró una carta escrita por 19 investigadores criminales de ICE dirigida a Kirstjen Nielsen, la secretaria de Seguridad Nacional, en la que pedían alejar su división de la agencia.

Según ellos, el público percibe que se están enfocando en los migrantes indocumentados en vez de en “las organizaciones de crimen transnacional que facilitan los crímenes transfronterizos que afectan nuestras comunidades y la seguridad nacional”.

Vitiello sostuvo ante el Senado que los reproches hacia ICE provienen de “retórica e información engañosa” que circula en la esfera pública.

Durante la audiencia, Vitiello también enfrentó fuertes críticas de parte de senadoras demócratas como Maggie Hassan (de New Hampshire) y Kamala Harris (California), especialmente respecto a la política de separación de familias, la cual se inició cuando Vitiello entró como director en funciones.

“Nadie contemplaba que las personas iban a ser separadas para siempre” respondió el director en funciones ante las preguntas del senador Gary Peters. “Nos gustaría estar en la situación en la que las personas no trajeran a sus hijos a la frontera y cruzaran ilegalmente, pero [esa es la situación] que enfrentamos ahora”, agregó.

Vitiello defendió la idea, presente en la retórica de la administración Trump, de que una de las medidas que ayudaría a solucionar la crisis migratoria sería poder deportar con mayor facilidad a las personas que lleguen a la frontera.

“Si a las personas se les permite la exención migratoria bajo la ley, entonces deberíamos dársela; pero si no, y si son removidas rápidamente después del debido proceso y son enviadas de vuelta a sus países, entonces podríamos tener menos tráfico [migratorio]”, dijo Vitiello.

Bajo la ley migratoria actual la exención migratoria es concedida a las personas que han sido víctimas de tráfico humano o de actividad criminal como la violencia doméstica, el secuestro o la explotación sexual.

La administración Trump anunció recientemente una medida que impediría que las personas que crucen la frontera de manera irregular puedan calificar para este tipo de exención, ya que no podrían pedir asilo.

El director en funciones de ICE también criticó las llamadas ciudades santuario, las cuales limitan su colaboración con las autoridades migratorias, diciendo que obstruyen su trabajo.

“Nuestros empleados no deben enfrentarse a interrupciones de sus operaciones diarias”, dijo Vitiello en su declaración inicial.

En las redes sociales el hashtag #VoteNoToVitiello estuvo presente entre políticos y organizaciones por los derechos de los inmigrantes.

​​“Cualquier persona que implemente y defienda la política de separación debe ser permanentemente descalificada de una posición de liderazgo en nuestro gobierno federal”, dijo en un comunicado Pili Tobar, directora de la organización America’s Voice.

Antes de convertirse en el director en funciones de ICE, Vitiello trabajó como diputado de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Vitiello comenzó su carrera como agente de la Patrulla Fronteriza en Laredo, Texas, en 1985.