Staff of an artificial intelligence company GumGum Japan, work at their office Tuesday, Feb. 25, 2020, in Tokyo. Japanese Prime…
Son variados los campos a los que se ha lanzado la inteligencia artificial, como en la imagen, en que especialistas médicos japonenes trabajan a distancia para atender pacientes, a raíz de la pandemia de COVID-19.

Estados Unidos se ha unido a un panel internacional para establecer pautas éticas para el uso de la inteligencia artificial. La administración Trump había descartado antes la idea.

El director de tecnología de la Casa Blanca, Michael Kratsios, dijo a The Associated Press el jueves que es importante establecer principios democráticos compartidos como un contador al historial de China de "tecnología retorcida" que amenaza las libertades civiles.

"Las compañías tecnológicas chinas están tratando de dar forma a los estándares internacionales sobre reconocimiento facial y vigilancia en las Naciones Unidas", dijo.

La administración Trump había sido la única resistencia entre los líderes del Grupo de los Siete, las democracias más ricas del mundo, en la creación de la Asociación Global sobre IA.

La asociación se lanzó el jueves después de una reunión virtual entre ministros nacionales de tecnología. Pasaron casi dos años desde que los líderes de Canadá y Francia anunciaron que estaban formando un grupo para guiar la adopción responsable de IA basada en principios compartidos de "derechos humanos, inclusión, diversidad, innovación y crecimiento económico".

VOA Direct Packages
VOA: Pentágono adopta principios para uso de inteligencia artificial
Pentágono adopta principios para uso de inteligencia artificial en campos de batalla. Informa desde la Voz de América en Washington, Tony Cano.

Duración: 1:09

La administración Trump se opuso a ese enfoque, argumentando que centrarse demasiado en la regulación obstaculizaría la innovación estadounidense. Pero las negociaciones durante el año pasado y los cambios en el alcance del grupo llevaron a Estados Unidos a unirse, dijo Kratsios.

"Trabajamos muy duro para dejar en claro que no sería un organismo de establecimiento de normas o de formulación de políticas", dijo.

La participación de Estados Unidos es importante debido al gran papel que desempeñan las empresas tecnológicas estadounidenses a nivel mundial y su defensa histórica de los derechos humanos, dijo Kay Mathiesen, profesora asociada centrada en la ética informática en la Northeastern University en Boston.

"Las compañías tecnológicas estadounidenses como Microsoft, Google y Apple están preocupadas por las pautas que deberían seguir para usar la IA de manera responsable”, dada su presencia global, el hecho de que EE.UU. no estuviera involucrado no significa que no terminaría teniendo que seguir ninguna normativa desarrollada por el resto del G7", dijo Mathiesen.

El impulso de los EE. UU. para examinar las herramientas de vigilancia asistidas por IA construidas por China también se ajusta a una guerra comercial más amplia en la que ambos países compiten por el dominio tecnológico.

Beijing exigió el lunes que Washington retire la última ronda de sanciones a la exportación impuestas a las compañías tecnológicas chinas acusadas de jugar un papel en una represión en su región musulmana del noroeste de Xinjiang.