La comunidad hispana en Hazleton ha aumentado del 5% de la población en el 2000 al 50% hoy en día.
La comunidad hispana en Hazleton ha aumentado del 5% de la población en el 2000 al 50% hoy en día.

HAZLETON, PA - Los habitantes de la pequeña ciudad de Hazleton, Pennsylvania, se enfrentarán a decisiones profundamente personales en las elecciones de medio término en noviembre.

Uno de los candidatos es un residente local que tiene una visión radical sobre los inmigrantes, en una ciudad que ha visto grandes cambios debido al flujo de migrantes.

La “década transformadora” de Hazelton, es el nombre que el exjefe de policía Frank DeAndrea da a los últimos años.

Y ha sido transformadora. Ubicada 130 kilómetros al noroeste de Filadelfia, en la intersección entre dos importantes autopistas, Hazelton tiene 25,000 habitantes. En el 2000, 5% de ellos eran hispanos. Hoy, conforman la mitad de la población.

Esta notable oleada de inmigrantes, principalmente de la República Dominicana, llegó a Hazleton después de descubrir que tanto el costo de vida como la tasa de criminalidad eran más bajos en la antigua ciudad minera.

"Si un hombre y su esposa trabajan, lo que generalmente hacen aquí, si ambos trabajan en una planta... ¿Dónde estaría mejor atendido por esos $ 11, $ 12 por hora?", Plantea Bob Curry del Proyecto de Integración Hazleton.

"¿Quieres probar y hacer eso en Newark? ¿Quieres intentar hacer eso en el Bronx? ¿Quieres intentar hacerlo en cualquier lugar cerca de la ciudad de Nueva York? ... No se puede ".

"Era una ciudad tranquila y silenciosa", recuerda Amílcar Arroyo, quien se mudó a Hazleton desde Perú hace 30 años.

"La mayoría de la gente que vivía aquí en ese entonces eran personas mayores. A las 6 en punto [p.m.], había silencio y durante el día también”. Arroyo es dueño de El Mensajero Internacional, el periódico en español de Hazelton.

Un cartel en apoyo al senador Bob Casey, quien se enfrenta al seguidor de Trump, Lou Barletta.

​​Sin embargo, según el exjefe DeAndrea, quien observó la transformación de Hazleton siendo policía estatal de Pensilvania, la afluencia generó miedo: miedo a la delincuencia, miedo a desbordar escuelas y servicios sociales y, simplemente, miedo a lo desconocido.

"Y el miedo es algo feo...no le sucede solo a un ser humano, le sucede a una comunidad. Una comunidad tiene tanto miedo que no puede avanzar", dijo.

Un candidato local

Desafiando al titular Bob Casey (D) por uno de los dos escaños del Senado de Pensilvania, el congresista nativo de Hazleton Lou Barletta es, según su propio sitio web, "una figura nacional en la lucha contra la inmigración ilegal".

Fue uno de los primeros defensores del presidente Donald Trump, quien lo animó a postularse para el Senado. "Necesitamos a Lou Barletta", dijo el presidente Donald Trump en un estadio lleno en Wilkes Barre, Pennsylvania, a principios de agosto.

Barletta es muy conocido en Hazleton, donde era dueño de la compañía de marcado de pavimento más grande del estado antes de venderla en 2000, después de convertirse en alcalde de Hazleton.

Durante su tiempo como alcalde en 2006, introdujo la Ley de Alivio de la Inmigración Ilegal después de que dos inmigrantes indocumentados de la República Dominicana fueron acusados de asesinar a un padre de tres hijos de Hazleton. La ley penalizó y multó a empleadores y propietarios de viviendas por contratar y alquilar a inmigrantes ilegales.

Arroyo lo recuerda como una época oscura. "En uno de los mítines del señor Lou Barletta, la gente me estaba atacando. Verbalmente atacándome. Me llamaron traidor. Me dijeron 'Vuelve a tu país', 'Vuelve a México', 'Ilegal' y yo soy ciudadano estadounidense“.

La medida fue desafiada rápidamente por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). La demanda llegó al Tribunal Supremo, que en 2014 se negó a tomar el caso, dejando que las decisiones de los tribunales inferiores anularan la medida.

Dorothy George es una residente de Hazleton desde hace mucho tiempo que no se atreve a decir por quién votará. Hablando con la Voz de América en su sitio de trabajo dice: "Cuando miro hacia atrás hace 50 años, era una comunidad más segura, y eso no es necesariamente causado por la afluencia hispana, pero creo que todo Estados Unidos ha cambiado en ese sentido".

Hazleton

Después de que la economía del carbón tocara fondo en Hazleton, los legisladores locales ofrecieron incentivos fiscales con la esperanza de atraer a las empresas manufactureras, centros de distribución y almacenes. Plantas industriales comenzaron a establecerse cerca de Hazleton, dando paso a la economía de almacén.

"Con el internet, la nueva economía se basa en el almacenamiento. Todas las grandes compañías que venden productos tienen almacenes y quieren enviarlos de la manera más eficiente posible. El transporte por carretera es la forma en que lo hacen. Y estamos en una ubicación ideal", dice Curry refiriéndose a la ubicación de Hazleton en la intersección de las carreteras interestatales 80 y 81.

Niños en el Proyecto de Integración Hazleton un programa extracurricular que atiende a más de 1000 niños a la semana

​Al mismo tiempo, decenas de empresas propiedad de latinos han abierto en Hazleton desde restaurantes que venden comida mexicana y dominicana casera a pequeñas tiendas de abarrotes.

"Mi periódico existe basado en dos tipos de negocios: empresas latinas y empresas estadounidenses, empresas estadounidenses que quieren llegar a ese mercado en crecimiento, que es un mercado latino", dice Arroyo.

Para Curry, cuyo Proyecto de Integración ofrece cuidado después de la escuela para 1,000 niños cada semana, las dos comunidades son como un par de vías de ferrocarril paralelas, que se extienden en la distancia sin llegar a encontrarse. Los niños, él piensa, podrían unirlos.

"Cuando Johnny va a su juego de béisbol de ligas menores y José hace un jonrón y tu equipo va al campeonato, no estás tan ansioso por enviar a José a  'donde quiera que sea de donde venga' . La vida ocurre y cuando la vida ocurre, la mentalidad de las personas, su cosmovisión y su perspectiva cambiarán.

Referéndum sobre inmigración

"A mucha gente extranjera no le gusta Lou Barletta", dijo Barry Chaskin desde atrás del mostrador de su establecimiento minorista. Él es un votante republicano blanco. "Creo que todo el mundo tenía un concepto erróneo de lo que estaba tratando de hacer. No era la inmigración, el luchó contra la inmigración ilegal".

A Connie Cramey, una "latina conservadora republicana" le gusta Barletta. La VOA habló con ella cuando estaba recorriendo casas para recoger apoyos para su candidato.

"Soy pro-Estados Unidos primero, y creo que él también", dijo Cramey, quien que se mudó a EE.UU. a los 15 años desde El Salvador.

"Nadie está cerrando las puertas a comunidades diversas, de diferentes nacionalidades", explicó. Creo que si la comunidad latina o hispana quiere ser parte de Estados Unidos, antes que nada, tienes que venir aquí legalmente y luego...aprender inglés, y no veo eso como algo discriminatorio o racista", apuntó.

Niños en el Proyecto de Integración Hazleton (HIP): un programa de cuidado infantil después de la escuela en Hazleton, PA que sirve a más de 1000 niños semanalmente. Muchos de los niños en HIP son estadounidenses de primera o segunda generación.

​​Arroyo dice que si la población latina se involucrara más en la vida política de la ciudad, se despertaría un "gigante dormido". Por ahora, pequeños porcentajes de la comunidad latina votan.

"Tenemos que involucrarnos más en la política local", dice.

Barletta está alcanzando a Casey en las encuestas. El promedio de encuestas de Real Clear Politics le da a Casey un cómodo margen de 14,8% en todo el estado. No obstante, ¿Cómo será la votación en Hazleton, parte del condado de Luzerne que fue por Trump en 2016?, es una incógnita.

"Los conozco a ambos", dijo Chaskin sobre los dos candidatos al Senado. "Espero que [Barletta] tenga una oportunidad y algunas personas en la ciudad estarían de acuerdo conmigo. Otros no”, añadió.

"Al igual que en cualquier otra parte del país, el voto en Hazleton también se refiere a las políticas de inmigración inflexibles del presidente Trump, incluida su política de "tolerancia cero" de corta duración que separó a las familias de inmigrantes en la frontera.

"No sé quién tiene la razón. Es por eso que hacemos estas cosas", continuó Chaskin, "por eso votamos, para ver lo que la gente realmente quiere".