La pandemia por el nuevo coronavirus ha golpeado a la mayoría de las naciones. EE.UU. ha visto seriamente afectada su vida cotidiana con ciudades cerradas, vuelos cancelados y parte de la dinámica social con cambios importantes.
La pandemia por el nuevo coronavirus ha golpeado a la mayoría de las naciones. EE.UU. ha visto seriamente afectada su vida cotidiana con ciudades cerradas, vuelos cancelados y parte de la dinámica social con cambios importantes.

WASHINGTON - Exdirector de los CDC, Tom Frieden, cree que estamos al menos a un año de obtener una vacuna contra la COVID-19.

Nuestra nueva normalidad no será la vida como la conocíamos antes de que el coronavirus viajara alrededor del mundo.

Eso es lo que dijo el doctor Tom Frieden el 13 de abril en un evento remoto por Zoom, patrocinado por STAT, una publicación de noticias sobre salud.

Frieden es jefe de Resolve to Save Lives, una iniciativa mundial de salud pública. También es el exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

En una discusión de amplio alcance, comparó la lucha contra el nuevo coronavirus con la guerra mundial. Describió el virus como un enemigo infeccioso y mortal y dijo que cuanto más aprendemos sobre él, más temible parece.

Frieden advirtió que estamos al menos a un año, y quizás a muchos años, de tener una vacuna.

El presidente Donald Trump y algunos de sus asesores han estado ansiosos por reabrir negocios que han estado cerrados desde mediados de marzo, pero Frieden dijo que los funcionarios de salud primero deben "encajonar" el virus.

Trump defiende su gestión de la pandemia
El presidente criticó duramente a los medios de comunicación, a los que acusó de atacarle por la demora de su Administración a la hora de hacer frente a la pandemia del nuevo coronavirus, al tiempo que le criticaban por tomar algunas medidas de manera "prematura".

Las cuatro esquinas del cuadro incluyen pruebas generalizadas, para que los funcionarios de salud sepan por dónde va el virus, encuentren a las personas que están enfermas, rastreen sus contactos y ordenen una cuarentena de 14 días para todos los contactos, ya sea que den positivo o no, y encuentren formas para aislar o tratar a todos los infectados con la COVID-19.

"Si alguno de esos cuatro lados es débil", dijo Frieden, "el virus escapará, saldrá y se extenderá ampliamente en la sociedad".

Frieden agregó que antes de que Estados Unidos esté listo para reabrir, las muertes tienen que disminuir, el sistema de atención médica debe ser más robusto, los trabajadores de la salud deben protegerse de la infección, las personas con enfermedad grave por coronavirus también deben estar bien atendidas, como aquellos que tienen condiciones de salud crónicas.

Incluso con estas acciones, Frieden señaló, el virus seguirá allí.

"Vamos a necesitar mantenerlo a fuego lento en lugar de dejar que explote", explicó.

Y cuando la sociedad reabra, alertó Frieden, la vida no será la misma que antes. Es posible que tengamos que continuar con más distanciamiento social, más teletrabajo, menos reuniones de negocios y ningún apretón de manos, además de otros cambios.

"No hay inmunidad en la sociedad, hasta donde sabemos", dijo Frieden. "Este es un virus que nunca debe subestimarse. Es muy difícil combatirlo".